Dani Díez, Marinkovic y Giedraitis, en modo alegre. / Carlos Gil-Roig

Atractivo para el espectador

El Baskonia de Joan Peñarroya necesita de la velocidad para dar rentabilidad a sus fortalezas

Manu Moreno
MANU MORENO

La línea que separa la velocidad con la precipitación es muy delgada y muy fácil de traspasar, convirtiendo lo que parece que tienes controlado en un caos. Los baskonistas que hicieron un primer tiempo primoroso en Zaragoza apabullaron al rival no sólo en los números del marcador, sino en todo lo que fue pasando en la cancha. Fueron momentos d

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores