Euroliga

El Baskonia busca su vuelta a la senda del triunfo

Axel Toupane trata de sobrepasar a Marcelinho Huertas, en el partido de Euroliga disputado en el Buesa. /Adrián Ruiz de Hierro
Axel Toupane trata de sobrepasar a Marcelinho Huertas, en el partido de Euroliga disputado en el Buesa. / Adrián Ruiz de Hierro

Pedro Martínez podrá contar con Shavon Shields en el primer enfrentamiento de la Euroliga entre el Baskonia y el Bayern

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

No hay precedentes de un Bayern-Baskonia en la Euroliga -nunca se han enfrentado- y tampoco hay mucho margen respecto a cuál debe ser el resultado. Al final decidirá el juego, pero como el propio Pedro Martínez reconoció ayer, antes de volar hacia la capital bávara, el Baskonia «espera volver a la senda del triunfo». El Audi Dome es un buen campo para comenzar a presentar credenciales de equipo Top8 al resto de la competición y, de paso, confirmar las sensaciones de Kaunas. Esas que apuntan a que centrado y con una buena disposición defensiva, el Kirolbet tiene calidad para navegar viento en popa hasta la ciaboga de los 'play off', trabajando en su crecimiento personal y colectivo, para encarar la recta final con todo el trapo en sus velas.

Porque el Bayern es casi un desconocido en el mundo del baloncesto, pero es un equipazo. Con una estructura de club a la altura de los grandes, una cartera que de no ser por la austeridad teutona sacaría los colores hasta al más blanco y un entrenador que sabe cómo obtener el máximo al compendio de veteranía y calidad que Marko Pesic -el hijo de Svestislav- le ha colocado en pista.

No son muy diferentes los bávaros y los alaveses. El montenegrino Dejan Radonjic, su entrenador, es un técnico muy del estilo del Baskonia. Ocho exitosos años en el Buducnost y cinco aún mejores en el Estrella Roja le hicieron acreedor a no pocas pizarras del continente. A sus 48 años es uno de los llamados a controlar la Euroliga en unos años junto a Sarunas Jasikevicius.

Y si tienen talento en la banda, como el Baskonia, tampoco les falta la calidad en la cancha. «Esperamos un partido muy duro», advirtió ayer Martínez. «El Bayern tiene una defensa muy agresiva y muy buen ritmo de juego. Un ritmo que en casa tienen más fácil imponer. Además de contar con muchos jugadores capaces de anotar desde el 'pick&roll' y en situaciones de poste bajo. Corren muy bien en contraataque y tienen jugadores peligrosos a campo abierto».

Una buena plantilla

Nada que sorprenda repasando su nómina. Stefan Jovic, un base alto de casi dos metros, es un especialista en recuperar balones. Un reto para la terna de organizadores azulgrana, que verá castigada de manera severa cualquier pequeña falta de concentración. A su lado, el veterano Nihad Djedovic -el hermano mayor de Nedim, el del Araberri,- es un excelente anotador y promedia 15 puntos en los tres primeros partidos. El ala-pívot Barthel, que es duda hasta última hora, y el 'cinco' Devin Booker completan una plantilla quizá algo corta hasta la fecha.

Ganaron con mérito al Panathinikos en Atenas y podrían haberle mojado la oreja al Barça en el Palau de haber contado con más piezas entonadas. Peteri Koponen es el llamado a liderar al grupo. El exblaugrana acaba de desvelar que en la Ciudad Condal estuvo jugando lesionado durante año y medio. Su dolencia provenía de un accidente de tráfico, que sufrió en 2016, y del que ahora parece estar terminando de sanar.

Otro que debería marcar diferencias, por caché, es Derrick Williams. El americano, número dos del draft de 2011, por detrás de Kyrie Irving, fue la última estrella en llegar a Europa este verano y aún anda aclimatándose.

De todos modos, las opciones de victoria para el Kirolbet pasan más por los méritos propios que por el rival que encuentren delante. Como acostumbra, Pedro Martínez incidió ayer en «los pequeños detalles» que son los que decantan la balanza en una competición tan nivelada como la Euroliga. «Tenemos que defender bien y jugar sabiendo que tienen jugadores muy, muy peligrosos», pidió a su plantilla.

También sería de ayuda mejorar en los porcentajes de acierto en el tiro de dos, mucho menores en Europa que en la ACB, y que explican, en parte, por qué la diferencia en el nivel de los rivales es evidente, lo que sucede en la Liga Endesa y no ha pasado aún en la continental.

Para buscar la victoria, el Baskonia cuenta con 12 jugadores. La primera plantilla al completo, menos Sedekerskis, lesionado de larga duración. «Shavon Shields completó el martes casi todo el entrenamiento y estará seguro para saltar al campo. Ajdin Penava ya se ha recuperado del tobillo y estará para aportar lo que pueda. Y Miguel González se queda entrenando con el filial y se reincorpora a la vuelta para jugar contra el Estudiantes», detalló el técnico catalán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos