El Baskonia, con la duda de Luca Vildoza en Fuenlabrada

Luca Vildoza sale de la presión que realizan Leo Westermann y Laurynas Birutis./Euroliga
Luca Vildoza sale de la presión que realizan Leo Westermann y Laurynas Birutis. / Euroliga

El argentino tratará de estar disponible esta tarde frente al equipo madrileño, a pesar del fuerte esguince sufrido el viernes en Kaunas

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Toca bajar al suelo. La Euroliga es todo un viaje, pero ahora hay que regresar a la oficina, a la rutina, a la ACB. Son domingos que parecen lunes, pero en ellos también hay muchas cosas interesantes. Eso sí, para disfrutarlos hay que saber «recuperarse rápido y pasar página», señaló este sábado Pedro Martínez. El entrenador baskonista no se cansa de repetir que la Euroliga y la Liga Endesa son competiciones diferentes. «Ahora tenemos que centrarnos en el partido de Fuenlabrada».

Al Fernando Martín llega un Kirolbet con la moral por las nubes tras la merecida victoria en Kaunas y relativamente completo en el aspecto físico. De los 12 jugadores que viajaron a Lituania -y de allí a Madrid-, solo uno es duda para enfrentarse a los de Agustí Julbe. Y lo será hasta el último momento. Por ahora no está descartado.

Se trata de Luca Vildoza, que en su segunda acción sobre el parqué del Zalgirio Arena se torció el tobillo izquierdo tratando de zafarse de la pegajosa defensa de Marius Grigonis. Para colmo, los árbitros pitaron falta del argentino al verle dar ese mal paso. Aguantó en cancha los dos minutos que restaban del primer cuarto, por lo que nadie repararó en su lesión; y de no ser es porque Pedro Martínez la comunicó al final del encuentro, seguiría sin conocerse.

Fue un compromiso autoadquirido por el preparador catalán para acabar con los rumores sobre el tiempo que estaban en pista sus jugadores. «Si hay alguna lesión os lo diré al terminar el encuentro. En caso contrario, el que quede suplente será por una decisión técnica, que por lo general responde a que hay otro que lo está haciendo mejor o al que unos días juegan unos y otros lo hacen otros, porque aquí todos son importantes», recalcaba hace una semana, en la previa a la visita del GBC.

El pasado marzo, precisamente contra el Zalgiris, Vildoza ya jugó con un tobillo tocado. Fue obligado por las bajas médicas de Huertas y Shengelia. «Su recuperación en esa ocasión fue increíble», reconoció viernes el técnico de Barcelona. «Este chico es un caballo, pero hoy cojeaba mucho, incluso ha probado en el descanso para poder estar en la segunda parte, pero no ha sido posible». Este domingo en Fuenlabrada (Pabellón Fernando Martín, 17 horas) se saldrá de dudas sobre su estado.

Penava, en Vitoria

Por ahora, el club está pendiente de su evolución y, en caso de ser necesarias, se realizaran más pruebas el lunes, a la vuelta del grupo a Vitoria. Eso sí, la ausencia de Vildoza, si finalmente se produce, podría abrir la puerta para que Miguel González tenga algún minuto. El vallisoletano, que brilló en su único encuentro con el Leb Plata, es el que completa la expedición hasta que Ajdin Penava, que está en Vitoria, se reponga del esguince que también arrastra en su tobillo.

El tobillo que sí parece completamente sano, por fin, es el de Jayson Granger. El uruguayo fue ayer el mejor recurso ofensivo de los azulgrana y sumó 15 puntos gracias a su cinco de siete en triples. No lanzó de dos, ni libres en todo el encuentro, aunque completó su recital vanguardista con cuatro asistencias.

«Estoy bien físicamente»

Al de Montevideo, que se rumorea le quedan pocos meses de soltería, se le vio pletórico tras ganar en un pabellón tan duro como el lituano. «Es una victoria muy importante en una cancha complicada en la que supinos mantener la calma cuando adelantaron la líneas en el último cuarto. Estoy supercontento. Me entraron los tiros y me encuentro bien físicamente. Debo continuar cuidando la forma después de tanto tiempo sin competir», señaló.

De cara a los próximos encuentros incidió en «estar mentalmente enfocados, centrados en ver los vídeos, en el descanso y en la alimentación porque llegan cuatro partidos en menos de una semana y hay que estar mentalmente preparados. Habrá momentos en los que las piernas no van a responder y entonces tiene que hacerlo la cabeza».

 

Fotos

Vídeos