Dani Díez entra a canasta ante el exbaskonista Semaj Christon. / EFE

Baskonia

El Baskonia completa el cupo de formación con el alero Dani Díez

El club azulgrana firma por un año a un jugador realmente útil, de buena mano exterior, notable ayuda en el rebote y correcta defensa

Ángel Resa
ÁNGEL RESA

El Baskonia anunció este miércoles la resolución de uno de los jeroglíficos que ha de descifrar cada verano. Las normas de contratación que rigen en la ACB anclan puertas en el campo, a diferencia de la libertad absoluta con la que se maneja la Euroliga. Así que tras la marcha consentida de Jayson Granger, canterano en su día del Estudiantes y nuevo componente del Venecia, el club alavés se hallaba ante el requerimiento imperioso de adquirir un hombre que cumpliese el requisito imprescindible de cupo formativo. Disponía sólo de sus tres canteranos bálticos en esa condición (Artur Kurucs, Sanders Raieste y Tadas Sedekerskis) y necesitaba incorporar a la plantilla de la próxima temporada otra pieza formada en las categorías inferiores de alguna entidad española.

Y así ha reparado en Dani Díez, un alero de 29 años, 2,01 metros de estatura y experiencia contrastada en el máximo torneo doméstico. Un 'tres' formado inicialmente en la fragua del Ramiro de Maeztu y que pronto se pasó a la disciplina del Real Madrid. No se trata de un fichaje cualquiera. Desde luego, representa muchísimo más que un mero figurante para los entrenamientos. El corpulento exterior que recala en el equipo de Betoño se distingue por su buen lanzamiento desde la línea del triple, una ayuda más que notable en el rebote y una defensa correcta.

Si las comparaciones resultan odiosas, calibrar la salida de Granger y la llegada de Díez puede representar una circunstancia aún más extraña aun ligándolos por el asunto de los cupos. Igual que tratar de verlo como el relevo de Simone Fontecchio, un alero alto y muy completo que no por casualidad vuela a Utah Jazz. El uruguayo ocupaba la demarcación de base mientras que el fichaje madrileño se mueve en el puesto de 'tres' con una presencia física considerable. Si alguien esperaba un cuarto cupo de simple relleno, se encuentra ahora con el advenimiento de un jugador realmente útil dentro del grupo que adiestrará el nuevo técnico, Joan Peñarroya.

Experiencia internacional

No es Dani un recién llegado a las competiciones de máximo nivel. De hecho, cuenta con un historial de 298 partidos en la ACB y otros 71 distribuidos entre la primera y la segunda categorías de Europa. Además ha vestido en once ocasiones la camiseta de la selección española, con 21 puntos anotados hace dos años frente a Rumanía en una de las 'ventanas' clasificatorias que defienden los escuderos de las figuras en cada país.

Díez ha alternado dos etapas en el Real Madrid que le formó tras su efímero paso por el 'Estu' (ganó una Supercopa y una Copa con Pablo Laso de entrenador) y el Gipuzkoa, donde militó tras cederlo la 'casa blanca'. El nuevo jugador baskonista disfrutó del éxito transfronterizo al proclamarse ganador de la Eurocup con el Unicaja, club en el que militó cuatro temporadas. De ahí pasó al Tenerife (dos campañas y una Intercontinental) para cumplir el último ejercicio con el descendido Burgos.

En la cercana capital de Castilla acreditó números notables que, sin embargo, no valieron para sostener la permanencia del Hereda San Pablo. 7,8 puntos, 5,7 rebotes, un sobresaliente 52% de acierto desde el arco de tres puntos y 12 créditos de valoración. El club azulgrana destacó este miércoles que con Dani añade «experiencia y calidad contrastada» para el proyecto que arrancará el próximo otoño.