El Baskonia gana opciones de recuperar a Garino para el inicio de la Supercopa

Garino, con una protección en su mano derecha, defiende a Luigi Datome, del Fenerbahce, en un choque de los cuartos de final de Euroliga de la pasada campaña. /Héctor Pérez
Garino, con una protección en su mano derecha, defiende a Luigi Datome, del Fenerbahce, en un choque de los cuartos de final de Euroliga de la pasada campaña. / Héctor Pérez

El argentino, lastrado por una lesión de isquiotibiales desde el arranque de la pretemporada, viajará hoy a Santiago con el resto de compañeros

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La 'ventana' FIBA de este mes ha pasado sin daños físicos de enjundia y el Baskonia fue ayer un equipo completo sobre la cancha de entrenamiento. Se trató de retomar la rutina normal de la pretemporada, rota durante poco más de una semana, para ajustar detalles de cara a la Supercopa, que arrancará mañana en Santiago de Compostela.

La plantilla que dirige Pedro Martínez volará a primera hora de esta tarde hacia la capital gallega y lo hará con su pasaje completo. En principio, nadie se quedará en tierra, a no ser de que algún desafortunado percance lo impida. El plan de viaje azulgrana incluye a Patricio Garino. El alero argentino se encuentra en pleno pulso por dejar atrás su lesión de isquiotibiales, la misma que hizo saltar el correspondiente parte médico a finales de agosto y lo mandó a la camilla de recuperación. Desde entonces, su pretemporada ha sido, en gran parte, la de un convaleciente. No disputó ninguno de los duelos amistosos. Ni el jugado a puerta cerrada ante Angola, ni el de Monzón frente al Partizan, ni tampoco los correspondientes al Circuito Movistar de Tarragona contra el Cafés Candelas Breogán y Gipuzkoa Basket.

El dato

22
Fueron los partidos que no pudo disputar Garino la pasada campaña, en gran parte debido a problemas físicos.

Garino ha sido mero testigo en las últimas semanas del proceso de encaje de la nueva estructura azulgrana. El problema muscular también le permitió excusarse de viajar al continente americano para disputar la 'ventana' FIBA con Argentina. Sin embargo, el jugador albiceleste comenzó a reintegrarse a los entrenamientos el pasado viernes y todo indica que su progresión es buena. En esta tesitura, Garino gana opciones de poder estar a las órdenes de Pedro Martínez de cara a la Supercopa, que alza el telón mañana en el pabellón compostelano Fontes do Sar.

La incógnita sobre la presencia de Garino en la semifinal frente al Barcelona también abre una encrucijada al entrenador catalán. Con él de vuelta y el resto de compañeros aptos para competir, Pedro Martínez tendría a su cargo a un total de trece baloncestistas. Deberá realizar un descarte para cuadrar la convocatoria de doce y no podrá variar de sacrificado entre el partido de semifinales y el de la final, en caso de alcanzarla. El límite de inscripción queda fijado en las ocho de la tarde de hoy. A partir de entonces, la Liga ACB hará pública la conformación de las plantillas del Kirolbet Baskonia, Barcelona, Real Madrid y Obradoiro.

La Supercopa podría ser el escenario inicial en el que Pedro Martínez realice su primer descarte, una práctica que puede ser habitual a la largo de la temporada mientras no medien bajas por lesión. En el caso del torneo que se disputa en Santiago de Compostela, impera el marco de contratación ACB así que el cupo de jugadores de formación es intocable; Tadas Sedekerskis, Ilimane Diop, Jayson Granger y Tornike Shengelia.

Maldición médica

El aspirante a un hipotético descarte es aún una incógnita. Podría ser incluso el propio Pato Garino, aunque esté apto para jugar. De cualquier manera, el alero argentino afronta el segundo de dos cursos de contrato con la entidad vitoriana decidido a dar esquinazo a la maldición médica que frenó su regularidad a lo largo de la pasada campaña. Hace un año, a Garino se le detectó una lesión muscular nada más aterrizar del Torneo de las Américas.

El contratiempo retrasó su proceso de adaptación y no pudo debutar con la elástica azulgrana hasta finales de octubre. Justo cuando comenzaba a remontar el vuelo, el alero sufrió un fortísimo golpe en el rostro que se tradujo en una doble fractura de mandíbula. Se impuso el paso por el quirófano y la convalecencia hasta primeros de enero. De nuevo subido al tren baskonista, Pato Garino ya no quiso bajarse hasta la conclusión de la temporada. Ni siquiera cuando sufrió la luxación de un dedo de la mano derecha, lo que le llevó a jugar con una incómoda férula protectora.

El exterior marplatense llegó a perderse 22 de los 79 partidos oficiales que disputó el Kirolbet durante la pasada campaña, en gran parte debido a sus problemas físicos.

De contar con sus trece jugadores, Martínez debe descartar uno antes de las ocho de la tarde de hoy Primera convocatoria

 

Fotos

Vídeos