Borrar
Miller-McIntyre y Howard ríen tras finalizar el partido. Jesús Andrade
Howard lidera un arsenal inigualable como garantía

Baskonia 104-88 Granada

Howard lidera un arsenal inigualable como garantía

El estadounidense bate con diez triples el récord del club en una jornada donde el lanzamiento exterior suple el resto de carencias azulgranas

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 16 de marzo 2024, 20:31

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Como en el patio del colegio, en el deporte de máxima exigencia profesional también funciona un simple y efectivo mantra: dársela al bueno y que resuelva el partido. Cuando ese jugador es uno de los tiradores más letales del continente, la decisión es tan lógica como sencilla. El Baskonia sabe que en la figura de Markus Howard tiene una individualidad absolutamente decisiva. No hay más que entregarle la bola para que el estadounidense dinamite cualquier partido. Así fue contra el Granada. Suyo fue el protagonismo casi exclusivo porque tuvo el día. Y vaya día. Otra actuación para enmarcar en lo numérico y de lo poco memorable en un encuentro por lo demás algo gris.

Sus números hablan: 37 puntos y 10 de 14 en triples. Misma anotación que en el duelo de la pasada jornada contra el Barcelona, aunque con un porcentaje exterior muy superior al choque de entonces. La clave también del triunfo azulgrana. Entonces fue de un 36%. Contra el Granada se disparó hasta el 71%. Cifras de otra galaxia. Nadie en la historia del Baskonia había logrado anotar tal cantidad de tiros de tres en un partido. Pulverizó la marca que hasta entonces ostentaban dos francotiradores de pedrigrí como Stombergas (en abril de 2001 contra el AEK en las semifinales de la Euroliga) y Teletovic (en diciembre de 2010, triunfo durante la fase regular continental en Kaunas). Un récord que sitúa en los libros la ascendencia de Howard en la historia reciente baskonista.

En eso se basó un partido gris salvo por la irrupción estelar del pequeño estadounidense. Uno de esos trámites de doble filo. Por un lado, la sensación continua de que el equipo de Ivanovic podía escaparse de un competitivo Granada si consolidaba sus prestaciones. Pero también con el fantasma de una posible remontada visitante por la falta de continuidad en las acciones azulgranas. A trompicones y apoyado casi exclusivamente en esos prodigiosos números en el lanzamiento exterior. Se fue al descanso con unos guarismos sensiblemente mejores en el tiro de tres (10 de 13) que en los lanzamientos de dos (6 de 13). Ahí ya mandaba un Howard pleno de acierto (3 de 3 y 12 puntos).

Imposible igualarlo

5 de 16 en triples llevaba un Granada que intentó, sin éxito, emular el acierto del Baskonia. Era lo que le faltaba para terminar de meterse de lleno en el partido. Porque el control de rebote era completamente suyo. Sobre todo, el ofensivo. El Baskonia era incapaz de proteger su zona. Hasta nueve capturas ofensivas del descanso del bloque nazarí, que cuenta en su plantilla con buenos mimbres para acometer la pelea final por la permanencia. Lo son Costa, Wiley o Kramer. Entre los dos últimos se hicieron con trece rebotes en todo el partido.

19 triples

anotó en su conjunto el Baskonia e iguala su récord

Howard seguía a lo suyo. Bastaba la solvente aportación puntual de otros como Moneke (también notable con sus 20 puntos), Costello o el oportuno acierto de Dani Díez y Marinkovic en el triple. Así, desde el exterior, siguió cimentando el Baskonia su triunfo. Con 19 anotados, igualó su mejor anotación en esa faceta. La forma de ir poco a poco escapándose hasta llegar a un final donde el gran estímulo era ver dónde estaba el techo anotador de Howard. A falta de poco más de un minuto Ivanovic juzgó suficiente su aportación. Lo era. Tiempo para un Joseba Querejeta que no se arrugó. Visto lo visto, era obligado intentarlo de tres; en su caso, sin la suerte de la indiscutible estrella del encuentro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios