Marinkovic, Giedraitis y Peters han comparecido ante los medios / el correo

Marinkovic, Giedraitis y Peters

Tres tenores repletos de confianza

Peters cree que el Baskonia llega mejor al play off que el año pasado, Giedraitis le resta importancia a la ventaja de campo del Valencia y Marinkovic ensalza su desempeño como visitantes

Iván Benito
IVÁN BENITO

El inicio del play off contra el Valencia Basket se acerca y los jugadores del Baskonia piensan que les llega en su mejor momento. «Volvemos a quedar peor que ellos en la ACB, pero este año llegamos mucho mejor», confía Alec Peters. El ala-pívot cree que no se parecerá en nada a la eliminatoria del curso pasado y que, con «energía y concentración», se puede hacer «algo espectacular».

El estadounidense ha sido uno de los tres elegidos por el club para comparecer antes los medios y se ha animado en castellano para confirmar su renovación por un año más con el Baskonia, adelantada el pasado 10 de mayo por este periódico. «Estoy contento porque es lo mejor para mi y para mi familia. Vitoria es una gran lugar para mí. Mi ciudad de nacimiento es parecida a Vitoria, muy cómoda y estoy muy contento aquí. Creo que aquí puedo dar la mejor versión».

El elegante jugador nacido en Illinois empieza a olvidar la lesión de rodilla que le mantuvo inactivo hasta enero. «Me estoy empezando a encontrar muy bien. Ahora mi actividad física es buena, y defiendo y tiro mucho más cómodo». Rodaje suficiente para erigirse como el máximo reboteador del equipo y en un hombre clave en la eliminatoria ante el poderío interior del cuadro taronja. «Son muy fuertes en la pintura y todos pueden tirar de tres, por lo que se nos hace más difícil defenderles».

Vanja Marinkovic fue uno de los que estuvo en el vestuario de La Fonteta el año pasado y sabe de sus fortalezas. «Si paramos a Dubljevic y defendemos bien el pick and roll, tendremos una gran oportunidad. Ellos están jugando bien pero no tienen a Prepelic, que es muy importante». El esloveno le quitó todo el protagonismo al ahora jugador azulgrana, que no guarda un buen recuerdo de su paso por la ciudad del Turia.

«No tuve la oportunidad de jugar en los últimos tres meses», recuerda. «Fue raro porque con Ponsarnau quería utilizar a todos 12 o 15 minutos y tuve partidos de meter 15 puntos en la primera parte y luego no salir en la segunda y al partido siguiente no jugar, no se por qué».

Por ello, la eliminatoria le sirve un poco de revancha pese a que en Vitoria tampoco está contando con el protagonismo esperado. «Tenemos muchos jugadores en la misma posición. Giedraitis, Fontecchio, Kurucs, Raieste y yo… es difícil para Neven repartir los minutos. Rokas y Simone son los que más juegan y el resto tenemos que aprovechar cada vez que estamos en la cancha».

La «pequeña pretemporada» que el equipo está realizando está semana cree que les está sentando muy bien para lograr el pase a semifinales. «La afición va a ser determinante con respecto al año pasado. Aquí estuvo vacío y en la Fonteta había mucha gente. Este año tenemos una buena oportunidad si ganamos el martes y el sábado podemos acabar la serie con nuestra gente aquí», se encomienda el serbio, que considera que el Baskonia está jugando mejor como visitante. «No sé porque, los aros estarán mejores en otras pistas», ha bromeado.

Giedraitis, por su parte, el primero en comparecer, también le ha quitado hierro a la ventaja de campo levantina. «A estas alturas no es tan relevante». Sin embargo, el lituano también ha hecho un diagnóstico ecuánime del rival, del que piensa que «no tienen muchas debilidades» pero cree que pueden hacerles daño al contraataque. «Cuando salimos corriendo jugamos bien, compartimos mejor el balón y es la clave de la mejoría del equipo».

Además, ha replicado la opinión de que este año está dando un paso al frente en el apartado defensivo. «No lo pienso así. En cuanto a los robos de balón, mi padre me insiste mucho en ello, pero es algo variable. En Burgos hice seis y otros días ninguno». El alero, reconvertido a escolta por Spahija, ha reiterado que este verano no buscará el salto a la NBA. «Estoy cerca de los 30, ya será más difícil, y en Europa también hay buenas oportunidades».