Las baskonistas se retratan con el trofeo de la Final Four

Jon se fotografía junto al trofeo, expuesto en la tienda. / Rafa Gutiérrez

Los aficionados, que estos días pueden fotografiarse con la copa, se muestran ilusionados con la posibilidad de que el Baskonia juegue la final europea en Vitoria

JON AROCA

El pasado 15 de mayo comenzó la cuenta atrás para la Final Four de la Euroliga 2019. Prácticamente un año después, los cuatro mejores equipos de baloncesto europeos se citarán en Vitoria entre los días 17 y 19 de mayo por el cetro de campeón. Este es un aliciente muy especial para el Baskonia y su afición. Estar en una cita de este calibre en casa es una oportunidad que nadie se quiere perder. Todavía la temporada no ha arrancado, pero los aficionados han podido saborear pequeños detalles de la que será una campaña especial.

Desde ayer, la copa que todos sueñan con levantar está expuesta en la tienda que el Baskonia y el Alavés comparten en el centro de la ciudad. Así, los aficionados han podido acercarse para fotografiarse con ella. Eso sí, no podrán tocarla, pues está protegida por varias cintas de seguridad.

Lukas, Beñat y Joseba, tres amigos con su carnet de abonado recién salido del horno, comparten la «ilusión» por un evento de estas características. Están contentos con el nivel del grupo y creen que los nuevos fichajes van a aportar un bonus de calidad al equipo. Pero, sobre todo, destacan que es una plantilla «completa» de la que valoran mucho la «continuidad» respecto al bloque del año pasado. Esas expectativas las comparte Ainara mientras observa algunos de los trofeos del club. Aunque reconoce que es «complicado», poder ver la copa de campeón de Euroliga en la vitrina.

«Un sueño»

Jon también cree que el equipo tiene «buena pinta», aunque, a su juicio, falta una pieza que complete el puzle. El perfil lo tiene claro, un jugador que aporte puntos desde el exterior, como hacía Beaubois la temporada pasada. Asier y Julen consideran que los fichajes, especialmente el de Shields, pueden ayudar a paliar esa ausencia y causarán una grata impresión en los aficionados.

Ángela y su padre, Iñaki, se confiesan aficionados baskonistas «desde siempre». Comparten esa ilusión por el equipo después de la buena temporada pasada. Por eso, coinciden en que «jugar la Final Four sería un sueño cumplido para Vitoria». Los aficionados tendrán hasta el final de la próxima semana para acercarse a ver el trofeo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos