Las baskonistas se retratan con el trofeo de la Final Four