Buen colofón para la peor Euroliga azulgrana

El Baskonia acredita su porcentaje de victorias más bajo en sus 22 años en la máxima competición pese a la expulsión de los equipos rusos

Iván Benito
IVÁN BENITO

Ha acabado como un cohete. Dominante, esforzado, reconocible. Con una versión que sí hubiera sido la habitual a lo largo de la temporada, el Baskonia estaría haciendo conjeturas sobre su posible rival en los play off. Pero no es el caso. El conjunto azulgrana cerró ayer su vigesimosegunda campaña en la Euroliga con el peor porcentaje de victorias de su historia. Doce triunfos, un 37,5%, en 32 partidos, incluyendo las cuatro derrotas ante los rusos que igual que no computan a nivel clasificatorio, escocieron, y sirven para hacer balance.

Ha sido una caída dura. Enmascarada por la expulsión de CSKA, Zenit y Unics y la tardía reacción del equipo que dirige Spahija, que ha sumado 9 triunfos y 14 derrotas. El 39,1% de victorias por el 33,3% de Dusko Ivanovic en los primeros nueve encuentros (3 muescas). Con la dirección de ambos, una serie de calamidades entre la falta de compenetración de una plantilla que partía con el hándicap de ser la segunda que menos partidos disputados sumaba en la Euroliga, con una intensidad insuficiente, peor baloncesto, el brote de coronavirus, contratiempos varios en forma de lesiones y la ausencia de retoques. Un compendio con el que el Baskonia registró entre enero y febrero su peor racha particular en el Euroliga: ocho derrotas consecutivas.

Un rendimiento inaudito, alejado del sello de identidad del club, que hasta la fecha tenía en el 42,9% su peor porcentaje de victorias. Fue en la temporada 2019-2020, cancelada por la irrupción del coronavirus, cuando el representante alavés, también con dinámica positiva, se quedó con doce triunfos en 28 partidos quedando seis por disputar. Si se quieren obviar los partidos de este curso contra los clubes rusos, el promedio sería el mismo.

Los otros más bajos, con el formato anterior con el que se enlazaban dos fases de grupos diferentes, fueron en las temporadas 2013-2014 con Sergio Scariolo y en 2014-2015, iniciada por Marco Crespi y finalizaba por Ibon Navarro en el banquillo. 45,83%, con 11 victorias en 25 compromisos.

Con menos triunfos, diez en veinte partidos, en el curso 2010-2011, con Ivanovic y el doloroso hito de quedar apeados del torneo tras la primera fase al firmar cinco victorias en diez partidos en la 2011-2012. El curso siguiente, Tabak revelaría al montenegrino para estrenarse con un 82-45 en Kaunas, que sigue siendo la peor derrota del Baskonia en la Euroliga. La segunda más abultada fue la que inauguró este curso en el Pireo (75-50).