Campazzo marca el ritmo

Campazzo se prepara para lanzar, marcado por el base del Baskonia Shane Larkin./David Aguilar
Campazzo se prepara para lanzar, marcado por el base del Baskonia Shane Larkin. / David Aguilar

El base argentino, canterano de Peñarol, archienemigo del Quilmes de Vildoza en Mar del Plata, está en el punto más alto de su carrera

SERGIO EGUÍA

Creo que cuando la amona decía 'que te estás poniendo como El Tenazas' no se refería a él. Aunque ese es uno de los motes que Facundo Campazzo se trajo de Argentina, donde fue uno de los ídolos de Peñarol de Mar del Plata, club del que es canterano, y donde hoy en día es el líder de la nueva generación de jugadores que conforma la albiceleste. Solo Luis Scola permanece de la inolvidable selección que ganó el oro olímpico en Atenas 2004.

El 'Sheriff', que es como se le conoce en Madrid, está en el momento más alto de su carrera. La marcha de Luca Doncic –y el nuevo estatus de estrella por encima del bien y el mal de Sergio Llull ('El Increíble')– le ha permitido dar un paso al frente y confirmar la calidad que se le sabía desde que firmó por el Madrid en 2014. La misma que demostró, junto con un indomable espíritu de gladiador, en la cesión por dos temporadas en Murcia. El talento que ya destiló el pasado curso con Llull lesionado. Esta es la temporada de su confirmación. Mucho tiene que torcerse la campaña para que no termine como uno de los bases más destacados de la Euroliga. El de Córdoba, sin estar tocado por los dioses del juego, defiende como si la vida le fuera en ello, dirige con mano firme, haciendo que su equipo fluya, y además anota si es necesario, volviéndose el revulsivo que remonta partidos.

Relevo generacional

¿Pruebas? La pistola todavía humea, señoría. El miércoles, en Milán, realizó contra el Armani Exchange Olimpia su mejor partido de la Euroliga hasta la fecha. Alcanzó sus topes en valoración (32) y puntos (21). Se ve que le gusta el Mediolanum Forum al pequeño organizador (181 centímetros) de 27 años. En marzo, en esa misma pista cazó 6 rebotes, su récord.

Esta tarde, lo más probable es que tenga a Huertas o Granger como par, pero tiene su morbillo que se empareje con Luca Vildoza, su relevo generacional lógico en el combinado nacional y el niño mimado de la hinchada de Quilmes. Los cerveceros son el archienemigo de Peñarol en Mar del Plata. En la reciente supercopa se les vio bailar bien pegados.

El Facu suma ya 137 apariciones en la Liga Endesa. Esta es su cuarta temporada en España. Valora de media 11,6. En Europa añade 43 actuaciones en Euroliga y 13 de Eurocup. Siempre mejorando, creciendo. Sobre todo en lo simbólico, porque Campazzo marca el ritmo de los partidos y es un termómetro del juego del Real Madrid, pero también en lo estadístico. Si el curso pasado promedió 7,9 puntos, en las dos jornadas disputadas en la 2018-19 son casi el doble, 14. Es de los que sabe aprovechar sus oportunidades.

Y no es porque disponga de más minutos –23 frente a 25–, sino por la trascendencia de su concurso en lo colectivo. La confianza es el punto fuerte de su juego. Claro que tampoco es raro que tenga tanta fe en sus posibilidades cuando se mira un poco a su palmarés. De entrada, dos Euroligas, la de 2015 –no se fue al Murcia hasta el 'play off' de la ACB– y la de 2018, en la que fue determinante. Dos ligas ACB, una Copa y una Supercopa. Cuatro ligas argentinas, además de varias medallas en los campeonatos de selecciones.

De cómo actúe hoy, y lo normal es que lo haga muy bien, dependerán en gran medida las opciones del Baskonia de ganar en el WizInk Center. De él y de Anthony Randolph, que parece otro, MVP de la jornada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos