Un centenar de aficionados acompañan al Baskonia en Zaragoza

La hinchada, en Zaragoza. /IGOR MARTÍN
La hinchada, en Zaragoza. / IGOR MARTÍN

Gritos de 'uruguayo, uruguayo' a los aciertos de Granger y los típicos cánticos del Buesa no faltaron el las gradas

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Con un Principe Felipe lleno hasta la bandera, Zaragoza volcada con su equipo, que acaricia el pase a unas semifinales de la ACB, el Baskonia ha saltado a la cancha con el aliento de un centenar de aficionados que les han acompañado desde Vitoria.

Han sido lo mejor de un primer cuarto en el que el ambiente hostil y un frío comienzo lastraban los de Perasovic, que saltaron al campo en una sonora pitada de los más de 10.000 aficionados aragoneses.

Arrancó muy mal el partido. Con 2 puntos en los primeros 8 minutos. Solo una canasta al contraataque, porque Shields se quedó de palomero. En la grada nadie se rindió. Gritos de 'Baskonia, Baskonia' cada poco tiempo y un oportuno 'Uruguayo, uruguayo', cuando apareció Granger al rescate de un grupo que perdía hasta de 16 en el segundo cuarto.

Lo mejor del Baskonia en Zaragoza estuvo en las gradas.