Steven Enoch, desatado y devastador en ataque, intenta evitar el tapón de Kuzmic. / Rafa Gutiérrez

La cepa de un cambio radical

El Baskonia se transforma en una máquina de producción ofensiva para tumbar a un endeble Estrella Roja y darse un baño de confianza

Iván Benito
IVÁN BENITO

La vida tiene dos carreteras: la de la razón y la del sentimiento. El Baskonia pegó un volantazo anoche y cogió la segunda. Una autopista hacia al aro. 50 puntos en 17 minutos y medio. Los mismos que en todo el partido en El Pireo. 55 al descanso, uno más que en San Petersburgo. Las órdenes de Spahija no pudieron ser muchas. Divertíos y jugad