Pablo Laso dirige a la escuadra merengue durante la pasada Final Four celebrada en Belgrado. / ANDREJ CUKIC

En circunstancias excepcionales

La ausencia de Pablo Laso en el banquillo madridista y la naturaleza volátil del Baskonia convierten el tercer partido de la serie en una moneda al aire

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La serie de semifinales de la ACB entre el Baskonia y el Real Madrid se traslada esta noche al Buesa Arena, donde confluye una surtida colección de incertidumbres. A las cuestiones meramente deportivas se suma en esta ocasión una circunstancia imprevisible como la ausencia del vitoriano Pablo Laso en el banquillo visitante. Ha tenido que ser algo

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores