Peñarroya dialoga con Thompson, su timonel. / prensa2

«Hemos controlado el ritmo durante los 40 minutos»

Peñarroya celebra el juego colectivo porque «queremos ser un equipo que juegue como tal» y cree que el triunfo da confianza a los suyos

Jon Aroca
JON AROCA

Joan Peñarroya se marchó satisfecho en el estreno del Baskonia en la Euroliga. Sobre todo, por la consistencia del equipo y la capacidad de mantener su guion durante todo el choque. «Creo que hemos jugado un buen partido y controlado nuestro rebote defensivo porque el Valencia es muy bueno en rebote ofensivo. Hemos controlado también nuestras emociones, el ritmo del partido durante los 40 minutos y también su juego de transiciones. Estoy contento por la victoria y haber jugado bien. Es importante para un equipo joven y sin experiencia ganar en La Fonteta para nuestra confianza», celebró tras el encuentro.

El técnico también ha celebrado la solvente capacidad asociativa del equipo. Ahí han destacado dos nombres, Darius Thompson y Maik Kotsar, con buenas asociaciones para hacer daño al Valencia Basket. «Hemos estado bien en el pick and roll. Es importante pasar bien el balón», analizó sobre la materia. Incidió en el rol del base y la obligación de dominar el juego coral para imponerse, como fue ayer. «Queremos ser un equipo que juegue como tal, que sea capaz de pasarse el balón. Tenemos individualidades, pero no un foco que tenga que ser el estilete. Hemos encontrado buenas situaciones. Darius tiene 11 asistencias, pero cero pérdidas, lo que le da más valor», incidió. El timonel azulgrana asumió que su misión era «encontrar a los compañeros y celebró el resultado. «Queríamos ganar, venir aquí, luchar, competir y llevarnos la victoria», explicó. El pívot estonio reconoció haberse sentido «cómodo» con sus compañeros. «Hemos jugado juntos y han sabido encontrarme en el momento adecuado».

Kotsar tuvo que redoblar esfuerzos para suplir a Enoch. Peñarroya valoró la situación del pívot estadounidense, que no estuvo por un esguince de tobillo. Apeló a esperar, aunque parece improbable que esté el domingo ante el Tenerife. «Tiene dolor en el tobillo. Vamos a ver. Está claro que ayer no pudo entrenar. Hoy por la mañana no ha podido hacer ni el tiro», explicó.