Borrar
Pierria Henry, en una de sus últimas apariciones públicas. Igor Martín
La FIBA condena a Henry al final de su carrera con una sanción de cuatro años

Baskonia

La FIBA condena a Henry al final de su carrera con una sanción de cuatro años

Castiga al base hasta enero de 2027 por utilizar «un método prohibido» en la entrega de la orina en el control antidopaje

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Miércoles, 21 de febrero 2024, 14:56

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las nubes muy densas permanecían quietas sobre la cabeza de 'Pi' Henry y este miércoles descargaron toda su agua torrencial. Trece meses y ocho días después de que el virginiano jugara su último partido con la camiseta del Baskonia, la FIBA anunció el enorme castigo para el base por recurrir a «un método prohibido» en la entrega de la orina en el control antidopaje posterior al fabuloso triunfo continental del Baskonia sobre el Maccabi (116-87) en el Buesa Arena.

La sanción de cuatro temporadas, desde el 13 de enero del año pasado hasta la misma fecha de 2027, supone, de hecho, el final de la carrera deportiva de quien fue un timonel codiciado con dos etapas como azulgrana antes y después de su fichaje, en un 'pack' junto a Polonara, por el Fenerbahce. Cuando la Federación Internacional le levante el veto, a Henry sólo le faltará una semana para cumplir la edad de los 34 con un extensísimo período sin entrenarse con equipo alguno ni competir.

La FIBA ha resuelto el caso de una manera tan adversa para el jugador al entender que el estadounidense de pasaporte senegalés utilizó orina sintética. Los análisis no han revelado sustancias prohibidas en el organismo del base, pero la Internacional entiende que el resultado «inconcluyente» guarda relación con el interés por esconder algún consumo ilícito en el deporte. Y, según su criterio, penaliza con el máximo rigor el ocultamiento de cualquier sustancia que se pretenda encubrir.

La cronología del caso

El club vitoriano ya había decidido, en los comienzos del curso 2022-23, extender la plantilla hasta abarcar trece fichas profesionales. Y el 23 de octubre comunicó el feliz regreso del norteamericano, campeón de la ACB con el Baskonia en la burbuja valenciana de la pandemia, tras un ejercicio y pico en el Fenerbahce. Un fichaje de alto nivel para componer junto a Darius Thompson una de las mejores parejas de guías en toda la Euroliga.

Y, realmente, el binonio entre los dos funcionó. A los once días de iniciar su segunda era como azulgrana, la entidad de Zurbano barrió al Maccabi y 'Pi' acompañó a Sedekerskis en el control antidopaje que desencadenó el 'caso Henry'. Sin embargo, el asunto tardó más de dos meses en estallar sobre el rostro de la opinión pública.

A la semana de levantarse el veto cumplirá los 34 años tras cuatro cursos sin entrenarse ni competir

El ya sancionado director de juego participó el 10 de enero de 2023 por última vez con el conjunto vitoriano. A partir de ese encuentro en Múnich, desde el club se alegó que una lesión del protagonista le mantendría apartado los siguientes partidos. Ya entonces tanto el jugador como la entidad alavesa conocían el problema. Fueron días incómodos para Joan Peñarroya, que remitía a los cauces oficiales de Zurbano cualquier aclaración en torno al enorme contratiempo que le ocasionaba la baja de un hombre tan relevante dentro de su plantel.

Al fin, la directiva baskonista comunicó el 23 de enero que, tras la retirada de la licencia por parte de la FIBA, el contrato de 'Pi' que expiraba el 30 de junio quedaba suspendido. En la misma nota se añadía a modo de réplica de la FIBA sus dudas sobre la custodia de la muestra de orina entre el pabellón de Zurbano y el destino del análisis. A partir de esa fecha ha transcurrido un año largo hasta conocer la demoledora sentencia de la Federación Internacional.

«Respeto» del club

La agencia de representaciones que velaba por la carrera baloncestística del jugador estadounidense en España ya no lleva sus asuntos. Y el club vitoriano, en palabras del director deportivo, considera que nada puede aportar ahora en el caso que afecta a su extrabajador durante dos etapas diferentes (2019-2021 y desde octubre de 2023).

El base virginiano ganó la Liga ACB de 2020 con Ivanovic en la burbuja valenciana de la pandemia

«Es un jugador que ya no tiene ningún vínculo con el club», declara Félix Fernández en alusión al final del contrato hace ya casi ocho meses después de permanecer en suspenso hasta el pasado 30 de junio. Conocido el castigo de la FIBA que, de hecho, aparta al base de las canchas, el Baskonia se sitúa al margen del problema. «El club respeta las decisiones judiciales y también la opción que tiene el jugador de defenderse», indican desde la planta noble de Zurbano.

La orina sintética, un método infrecuente

El uso de orina sintética, clave en este caso, no es en absoluto común, como perciben los expertos, aunque la hemeroteca muestra algunos ejemplos en los que también se puso en duda el origen de la muestra. No en todos el infractor fue pillado. Lamar Odom aseguró en sus memorias haber utilizado un pene falso de silicona con orina sintética para evitar usar la suya, que revelaría un consumo de marihuana. Confesó, además, que repitió la estratagema en no pocas ocasiones.

Sí fueron cazados los lanzadores húngaros Robert Fazekas y Adrian Annus durante los Juegos Olímpicos de 2004. Se habían colgado el oro en sus respectivas disciplinas. La clave en el caso del segundo, la comparación con una muestra anterior del mismo jugador con otras características. Se negó a que le fuera realizada una tercera. Su compatriota entregó poca cantidad en un primer momento y la delegación alegó «motivos religiosos» que dificultaba que orinase si era supervisado. Ambos cumplieron dos años de sanción.

Esos artilugios, por increíble que pueda parecer, están desde hace años a la venta en internet con diferentes formatos y diseños. Hasta cinco colores están disponibles para dar verosimilitud a la trampa. El kit completo, que incluye la orina falsa, una jeringa o un cinturón para sostener el invento, cuesta 130 dólares. La web tiene el elocuente nombre de 'Whizzinator'; es decir, algo así como 'supermeador'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios