Imagen del último partido del Partizan en casa. 17.883 aficionados recibieron al Mónaco recibieron y realizaron durante todo el encuentro un mosaico blanquinegro. / partizan

El Partizan tiñe el infierno de negro y blanco

El atronador ambiente del Stark Arena, la cancha más poblada de Europa, toma el pulso del Baskonia y examina su madurez

Iván Benito
IVÁN BENITO

Belgrado es pasión, ortodoxia e identidad. Dividida por el río Sava, pero separada por la frontera insuperable del deporte. Por un lado, el Aleksandar Nikolic, conocido como Pionir, su catedral del baloncesto. Al otro, el imponente y moderno Stark Arena, gobernado ahora por el Partizan por meras cuestiones logísticas. El entusiasmo, delirio y en

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores