Con la inercia del más fuerte

EL Baskonia durante el partido ante el GBC./Igor Aizpuru
EL Baskonia durante el partido ante el GBC. / Igor Aizpuru

El Baskonia se recupera de un segundo cuarto preocupante e impone su pegada en el derbi contra el Gipuzkoa Basket

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La vida sigue igual en el serial de derbis entre el Baskonia y el Gipuzkoa Basket. Continúa imperando la ley del más fuerte, la del anfitrión del Buesa Arena, que superó a los donostiarras en un duelo que concluyó con una renta suculenta a su favor, pero que también dejó un capítulo de preocupación en un segundo cuarto de nulidad baloncestística. Al menos, los azulgranas lograron superar un bache pronunciado de diez minutos para recuperar el dominio del juego frente a un rival voluntarioso, por momentos capaz de poner en aprietos al gigante pero sin el arsenal suficiente como para rendir la plaza de Zurbano.

El Baskonia cumplió con los pronósticos, se sacudió un tanto el mal sabor que dejó la fea derrota del pasado miércoles en la cancha del San Pablo Burgos, pero tampoco transmitió una imagen de satisfacción plena. Este Kirolbet marcado por la continuidad , tiene un problema de constancia. Puede ser un contratiempo lógico dado el momento del calendario, aunque también se apuntan algunas fisuras y momentos individuales bajos que convendría equilibrar. El duelo ante el Gipuzkoa Basket sirvió para ver de nuevo a un Voigtmann con más determinación y acierto, pero también confirmó que el nudo de los tres bases puede ser un problema constante a lo largo de curso. El equipo vitoriano carburó con cierta fluidez de la mano de Huertas, se encasquilló por momentos con Granger y terminó en parada circulatoria de la mano de un Vildoza que ahora parece el hombre a rescatar.

85 Baskonia

(24+16+28+17): Huertas (10), Hilliard (10), Shields (7), Voigtmann (15) y Poirier (13) -cinco inicial-, Vildoza (-), Janning (5), Diop (8), Granger (4), Shengelia (13), y Garino (-)

66 GBC

(11+27+13+15): Dani Pérez (-), Van Lacke (1), Salvó (6), Bobrov (6) y Barro (2) -cinco inicial- , Jorge Gutiérrez (10), Nevels (22), Maiza (-), Sekulic (9), Burjanadze (4) y Corbacho (6).

Árbitros
Benjamín Jiménez, Francisco Araña y Arnau Prados. Eliminaron por faltas personales a los visitantes Barro (min. 37) y Brobov (min. 37).
Incidencias
Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga Endesa disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 8.433 espectadores.

Sin embargo, no solo la disparidad de rendimiento en el puesto de base genera desequilibrios en el actual Baskonia. Ante los donostiarras, también se registraron carencias palpables en la defensa exterior, con Hilliard y Janning con serios problemas para controlar a un Nevels desatado. En realidad, el nivel general de contención es muy mejorable en las filas vitorianas, quizás más maquillable ante oponentes de talla menor como el conjunto de Valdeolmillos, pero que requiere de un avance con vistas a mantenerse en pie en las peleas continentales, que arrancarán el próximo viernes en la cancha del Zalgiris.

Hasta alcanzar el primer escenario de la Euroliga, el Baskonia ha completado una Supercopa notable y tres primeros duelos de fase regular liguera con luces tenues y alguna sombra pronunciada como la de Burgos. Frente al Gipuzkoa Basket, el conjunto vitoriano impuso su pegada no sin antes meter en problemas durante una primera parte de contrastes marcados. La pujanza inicial de un notable Voigtmann y una buena circulación ofensiva permitieron al equipo de Pedro Martínez fraguar una ruptura seria con un 21-6 mediado el cuarto inicial. Fue un primer arreón que parecía augurar una mañana en calma. El primer capítulo se cerró con un 24-11, pero el panorama cambió por completo en la segunda entrega. La conjura ofensiva forjada por Nevels, Gutiérrez y Corbacho sacaron de la sepultura al Gipuzkoa Basket, envalentonado no solo gracias a su acierto triples sino también por la constatación de que la defensa azulgrana crujía de lo lindo ante un mayor dinamismo local. El Baskonia fue entregando su ventaja punto a punto, posesión a posesión. El poderío inicial ya era un recuerdo borroso mientras el Gipuzkoa Basket llegaba a igualar la contienda con un triple de Nevels (32-32, minuto 18). Poirier y Voigtmann recompusieron un tanto al Baskonia, que llegaba al descanso con un 40-38 tras un parcial de 16-27 en contra en el segundo cuarto.

El Baskonia necesitaba un grado óptimo de templanza aderezado con las dosis necesarias de chispa. Lo primero lo puso Huertas, de nuevo a los mandos en el arranque del tercer cuarto. El picante lo aplicó Shavon Shields, peleón en el rebote ofensivo para contribuir al ahogamiento donostiarra. Los azulgranas recuperaron la frescura para poner tierra de por medio con un parcial de 19-9 (59-47, minuto 27). Sin un rugido ensordecedor, el cuadro vitoriano volvía a manejar una renta holgada sin que el Gipuzkoa Basket lograra ponerle de nuevo en aprietos. Ni los errores en los tiros libres o los momentos de apagón comprometieron el triunfo de un Baskonia que incluso llegó a marcar una ventaja máxima de 81-59 a falta de tres minutos del cierre. Segundo triunfo para los baskonistas en el frente ACB antes de encarar la primera prueba continental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos