El dominio de los equipos europeos

Huertas, con el balón, en el partido ante el Gipuzkoa Basket/Igor Martín.
Huertas, con el balón, en el partido ante el Gipuzkoa Basket / Igor Martín.
Pepe Laso
PEPE LASO

Pasados tres partidos de la temporada se puede echar una mirada a la clasificación y concluir que bien podría ser la misma que cuando hayan transcurrido veinte jornadas. Los equipos europeos dominan la clasificación. El Baskonia perdió el pasado miércoles en un vibrante encuentro frente al bien construido Burgos, el partido me recordó el ambiente que existía hace muchos años en Vitoria cuando llegaba el Madrid y los aficionados iban al campo con todo por ganar, sabiendo que una victoria tenía un valor añadido en forma de subidón. En definitiva, la película que vivimos en Mendizorroza, inolvidable durante muchos años para los aficionados. Fue tanto el esfuerzo de los burgaleses que el sábado cayeron en casa frente a un inferior Zaragoza.

Por lo demás, pocas sorpresas. El Madrid sigue intratable y el Barcelona gana sin demasiada brillantez. Mal empiezan los de Donostia, al ser equipo muy modesto les conviene ganar cuanto antes, de lo contrario el pesimismo se apoderara del grupo. Me resisto a valorar las actuaciones de los conjuntos europeos en estos primeros compases de la temporada, teniendo en puertas el debut en la Euroliga. Ahora tengo bastante con familiarizarme con una competición renovada en el roster de jugadores. Y buscando referencias del porqué están aquí y cual ha sido su trayectoria, les sorprendería la influencia de algunos agentes en la configuración de varios equipos. Algun día se lo contaré con ejemplos.

Es tal el esplendor del Baskonia en la ciudad, que es lógico que cualquier otro equipo pase desapercibido para los aficionados, pero es de justicia decir que hay uno, el Araberri, que se desenvuelve con frescura en la segunda liga española y que todos los años pesca en lo más profundo de los mercados de jugadores, se revalorizan en sus filas y se van, generalmente americanos debutantes sin experiencia europea. Este año está con ellos Robinson, un jugador de escaso 1,70 que es un auténtico espectáculo. El pasado sábado los del Sáenz Horeca Araberri perdieron después de dos prórrogas por un 109-111. La pequeña bomba anotó 47 puntos. Tengo ganas de verle en directo.

Busco algo llamativo para contarles y veo poco, quizás el debut de temporada de Brizuela, el jugador de Estudiantes procedente de familia baloncestística vitoriana. Tanto tiempo dando pequeños destellos de clase, parece ser que por fin puede tener la continuidad en su rendimiento y aspirar a formar parte de un equipo de máximas garantías.

 

Fotos

Vídeos