Borrar
Un empleado del club retira el foco caído al parqué. Igor Martín
Un «error humano» hizo que el foco cayera sobre el parqué del Buesa Arena

Baskonia

Un «error humano» hizo que el foco cayera sobre el parqué del Buesa Arena

El Baskonia ha reclamado una «revisión inmediata» de la instalación a la empresa encargada de la misma y, tras ella, finalizará el contrato que une a ambas partes

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 11 de marzo 2024, 12:24

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un foco caído desde lo alto del Fernando Buesa Arena durante un tiempo muerto en el tramo final del Baskonia-Barcelona jugado este domingo estuvo a punto de causar una desgracia. El artefacto no causó heridos, si bien golpeó la pista a pocos metros de donde se encontraba una de las integrantes del grupo de animación azulgrana. El Baskonia anunció tras el duelo una investigación «urgente» cuyos resultados ha comunicado este lunes.

Tras dos revisiones, una nada más terminar el encuentro y otra a primera hora del lunes, la investigación ha determinado que «el incidente se produjo por un error humano de uno de los técnicos de la empresa responsable de la instalación de los focos». El artefacto, de notables dimensiones, fue retirado por un empleado del club, aunque varias piezas quedaron esparcidas por el parqué. Entre jugadores y otros trabajadores lograron limpiar la pista al completo para terminar un partido al que le quedaban solo 45 segundos.

Una vez detectado el error, el Baskonia «ha reclamado una revisión inmediata de toda la instalación para garantizar la correcta colocación del resto de focos» y que, por lo tanto, puedan prevenirse otros incidentes en próximos partidos. Cuando se haya verificado que «todos los demás elementos se encuentran colocados correctamente», el club ha anunciado que «ha tomado la decisión de finalizar el contrato con el proveedor técnico y se reserva el derecho a emprender las acciones legales oportunas.

La fortuna hizo que el foco cayera sobre la pista cuando apenas había personas en ella. Segundos antes, el entrenador del Barcelona, Roger Grimau, había pedido un tiempo muerto. Así, los jugadores de ambos equipos se encontraban en sus respectivos banquillos. Solo quedaba en la pista el grupo de animación baskonista. Su ubicación, en el centro de la misma y formando un círculo, también logró esquivar la tragedia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios