Prigioni fue nombrado seleccionador solo dos días antes del inicio del torneo. / CABB

Americup

Estreno triunfal de Prigioni como seleccionador argentino

La albiceleste se proclama campeona de América al derrotar a Brasil en su casa en una ajustada final (75-73) que depara a Deck como MVP

Iván Benito
IVÁN BENITO

Pablo Prigioni ha resuelto con nota el complicado reto al que se enfrentaba en la Americup, el torneo en el que se enfrentan las mejores selecciones americanas. El emblema baskonista, jugador en tres etapas y entrenador fugaz, fue nombrado seleccionador argentino apenas dos días antes del inicio del campeonato, tras la salida de Néstor 'Ché' García, junto al que trabajaba como asistente, por «motivos de intimidad», y ha logrado salir de Brasil con un trofeo debajo del brazo en el que partían como favoritos.

Con un torneo impoluto en el que ha contado todos sus partidos por victorias, Argentina se deshizo del anfitrión en una ajustada final (75-73). El parcial de 26-14 en el primer cuarto liderado por Bolmaro en el día de su 22º cumpleaños allanó un camino no a salvo de sufrimiento. La selección brasileña fue recortando en cada acto gracias a un gran Benite (18 puntos), con Lima dominando el rebote y Marcelinho a los mandos, hasta entrar en el último minuto y medio por delante en el marcador tras dos triples de Lucas Dias (73-71).

Entonces Prigioni, en su segunda etapa como entrenador principal tras su mala primera experiencia en el banquillo del Buesa, demostró sus dotes como preparador tras el tiempo muerto. Dos acciones de pizarra acabaron en sendas canastas de Delia (asistencia de fantasía de Campazzo) y Deck, con las que le dieron la vuelta al electrónico y se proclamaron campeones de América por tercera vez en su historia. Rompen así una racha de 11 años sin levantar un trofeo, en una ceremonia casi en la intimidad después de que los casi 12.000 espectadores cariocas que poblaron las gradas del Arena Geraldao abandonaran el pabellón cabizbajos tras el bocinazo final.

Gabi Deck fue elegido MVP del torneo, autor de 20 puntos y 7 rebotes en la final y verdugo de Estados Unidos en semifinales con 30 tantos. Laprovittola, con 15 puntos y 8 rebotes y Campazzo (13+4+5), le acompañaron en el quinteto ideal. Bolmaro, Brussino y Vaulet cumplieron a la perfección con el papel de secundarios vacante por las ausencias de Vildoza, en su intento de convencer a los Bucks por seguir en el equipo, y Garino, lesionado durante la preparación aunque ya de vuelta en Girona. La medalla de bronce fue para Estados Unidos, que derrotó por 84-80 a Canadá, ambos combinados sin representantes de la NBA.