Simone Fontecchio deja el Baskonia por la NBA. / JESÚS ANDRADE

Baloncesto

Fontecchio deja de ser jugador del Baskonia

El club azulgrana anuncia que el italiano «ha abonado la cláusula de rescisión de su contrato» para poner rumbo a la NBA

Iván Benito
IVÁN BENITO

Simone Fontecchio le comunicó al club el 15 de julio su pretensión de hacer las maletas camino a la NBA. La oferta recibida procedente de los Utah Jazz, con 6,25 millones de dólares por dos temporadas, era irrechazable y ha terminado de fructificar en la mañana de este miércoles con el anuncio oficial por parte del club vitoriano de la salida del italiano. «El jugador ha abonado la cláusula de rescisión de su contrato y deja la Euroliga y la ACB rumbo a la competición estadounidense».

Las arcas del club azulgrana recibirán algo menos de un millón de euros después de que su contrato con aún dos temporadas más en vigor haya quedado anulado. Así quedaba reflejado en el acuerdo extendido en julio de 2021, que incluía una cláusula de salida a la NBA que en este primer año expiraba justo en el fin de semana que Fontecchio comunicó su salida. Su marcha pilló a contrapié a la entidad, que con el paso de los días pensó que las franquicias norteamericanas habían pasado por alto su rendimiento creciente en su primera temporada bajo la cúpula del Buesa Arena.

El alero italiano ha firmado en Vitoria 12,5 puntos por partido, con un 41,8 % en triples y 11,8 puntos de valoración en ACB y 11 puntos, 40,1 % en triples y 11,4 de valoración en Euroliga. «Su calidad indiscutible no ha pasado desapercibida para la NBA y la liga más poderosa del mundo ha arrebatado al talentoso alero italiano a Cazoo Baskonia», arrancaba una nota oficial que incluye palabras de despedida del de Pescara. «Gracias a todos los aficionados que me han mostrado un cariño increíble desde el primer día. Gracias al club, al personal y a mis compañeros por apoyarme siempre y ayudarme a ser mejor jugador».

Por último, la entidad le felicita por «cumplir su sueño profesional al dar el salto a la NBA» y le desea la mejor de las suertes. Desde ese mismo viernes 15, está enfrascado en el mercado de jugadores exteriores en busca de una pieza que aporte en ambos lados del campo como hacía Fontecchio, para el que los aficionados están inundando las redes con mensajes de agradecimiento por su buena temporada y sus muestras de cariño hacia la grada. Se acaba una historia de amor efímera, que arrancó tarde, con la disputa de unos fabulosos Juegos Olímpicos, y acaba pronto, dos años antes de la finalización de su contrato y uno antes del momento de venta ideal para el club.