El Anadolu Efes se embolsÓ 1,5 millones de euros el año pasado tras ganar la Euroliga. / e. c.

El ganador de la Euroliga 2022-23 se embolsará 1,7 millones de euros

La competición reparte gratificaciones por méritos deportivos hasta el decimocuarto clasificado, que ingresará 175.940 euros

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El prestigio de ganar la Euroliga va de la mano con los beneficios económicos que genera semejante logro. De cara a la temporada 2022-23 que está a punto de arrancar, la competición ya tiene perfilada la tabla de ingresos por méritos deportivos para los 18 equipos participantes. Un año más, queda excluida la fórmula de gratificaciones por partido ganado o fase superada. De esta forma, se mantiene la gradación de ingresos a partir de la clasificación final al cierre de la temporada.

Según los datos facilitados por la competición, el campeón de la próxima Euroliga tendrá un premio de 1.759.398 euros. El subcampeón se llevará 996.398 euros mientras que el tercero tendrá un ingreso de 879.699 euros. Las ganancias van en sentido descendente hasta el decimocuarto clasificado, que tendrá derecho a un cheque por valor de 175.940 euros.

La Euroliga repartirá esta campaña un total de 8,5 millones entre los catorce primeros clasificados, una cantidad que supera en un millón a lo distribuido la pasada campaña, en la que el Anadolu Efes alzó un título que le reportó 1,5 millones de euros.

En cualquier caso, se trata de un dinero que supone el 21 % de los ingresos totales de los que disfrutarán las entidades participantes. El resto es la gran fuente de riqueza y las cantidades varían dependiendo de la posición de cada club en el mercado baloncestístico europeo. En esta gran pieza del pastel entran parámetros como los contratos televisivos firmados, aspecto siempre capital, el peso de cada equipo en el ámbito territorial de cada país o la capacidad para generar ingresos por venta de entradas.