Granger sufre un esguince en el empeine izquierdo

Jayson Granger trata de sortear la defensa de Nikola Kalinic durante el duelo del pasado viernes ante el Fenerbahce./ Jesús Andrade
Jayson Granger trata de sortear la defensa de Nikola Kalinic durante el duelo del pasado viernes ante el Fenerbahce. / Jesús Andrade

El jugador se encuentra pendiente de evolución tras someterse a las pruebas médicas pertinentes

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Las pruebas médicas a las que se sometió Jayson Granger este lunes han determinado que el base uruguayo sufre un esguince-sinovitis en el empeine izquierdo. El jugador queda, por tanto, pendiente de la evolución de su lesión. Granger sufrió este contratiempo el pasado viernes en el transcurso del partido que enfrentó al Kirolbet Baskonia y al Fenerbahce en el Buesa Arena. En un lance del juego, el base pisó al jugador del equipo turco Ali con su pie izquierdo, cuyo maltrecho tobillo ya le tuvo varios meses en el dique seco el año pasado. Acto seguido se retiró a los vestuarios con gestos de dolor para no volver a jugar el resto del partido.

El percance hizo que Granger estuviera ausente el pasado fin de semana, cuando el Baskonia de las palizas en la Liga ACB fue apalizado. Su ausencia en esta última cita redujo a diez jugadores los utilizados por Pedro Martínez. Ese día el Baskonia descubrió por primera vez en lo que va de temporada la fatiga en la cancha del MoraBanc Andorra. El esfuerzo realizado 48 horas antes en el Buesa Arena frente al Fenerbahce dio paso a un largo trayecto en autobús en la jornada siguiente hasta el Principado para después quedarse vacío de fuerzas y baloncesto en la sesión vespertina dominical ante la escuadra que dirige Ibon Navarro.

La baja de Jayson Granger en Andorra marcó el límite de la resistencia para la plantilla azulgrana en su configuración actual. Con diez jugadores, el Baskonia requería de una actuación equilibrada, sin olvidar lo cercano del esfuerzo realizado ante el Fenerbahce. Lejos de firmar una reacción semejante, el equipo de Pedro Martínez fraguó el peor partido de lo que va de temporada. Finalizado el calvario, el técnico catalán no dudó en admitir que un derrumbe entraba dentro de las posibilidades y que puede volverse a repetir. El calendario exige la conciliación de ambas competiciones. La normativa ACB impone sus limitaciones a un Baskonia que ve cómo los contratiempos físicos cargan contra jugadores que ejercen de cupo de formación (Granger y Sedekerskis), los más complicados de sustituir.

Miguel González viajó con sus compañeros, pero no disputó segundo alguno. El canterano fue baja en el filial azulgrana, que cedió en casa ante el Iraurgi (66-74) en LEB Plata, y ejerció de figura testimonial en Andorra. Un jugador como mero relleno para cumplir la normativa ACB de cupos, el mismo papel que le toca a Tadas Sedekerskis, convaleciente de su lesión de espalda y a quien no se le espera hasta enero.

Un margen estrecho

El problema es que el margen no es mucho más amplio en la Euroliga, donde gran parte de los rivales disponen de doce jugadores con alta capacidad competitiva y un retén nada despreciable de complementos que alargan plantillas, previenen de percances y permiten oxigenar a un equipo. Al menos, es el armazón que presentan escuadras como el Real Madrid, Olympiacos o Fenerbahce, ante los que ha caído el equipo vitoriano. En el mejor de los casos, el Baskonia ha presentado once jugadores útiles, con un duodécimo pasajero como Ajdin Penava cuyo papel es, de momento, una incógnita.

El bosnio es, desde su llegada, un jugador sin apenas minutos en la Euroliga, la competición donde tiene cabida su inscripción. En la ACB, el marco de contratación le cierra las puertas, a no ser que se registren bajas por lesión, tal y como sucedió en su momento con Shavon Shields. Dada su juventud e inexperiencia, el destino de Penava podría ser el de una cesión, algo que, de momento, no se contempla en el seno del Baskonia. De hecho, tampoco está el club sumergido de lleno en el mercado en busca de posibles refuerzos, según fuentes consultadas. La perspectiva de que Granger deba afrontar un periodo de baja más o menos prolongado podría variar esta situación.

 

Fotos

Vídeos