Baskonia

Granger: «Es la primera semana desde noviembre que me levanto de la cama sin dolor»

Granger accede a la tienda oficial del grupo Baskonia-Alavés durante la mañana de ayer. /Rafa Gutiérrez
Granger accede a la tienda oficial del grupo Baskonia-Alavés durante la mañana de ayer. / Rafa Gutiérrez

El jugador baskonista se centra en recuperar la forma después de los «buenos resultados» que detecta en el nuevo tratamiento para curar su tobillo

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Jayson Granger parece vislumbrar el final del calvario en el que se encuentra inmerso debido a su lesión en el tobillo izquierdo. «Es la primera semana desde noviembre que me levanto de la cama sin dolor», reconoció ayer. El base uruguayo asistió como invitado de excepción junto al albiazul Rubén Sobrino al acto de presentación de una iniciativa comercial promovida por el Grupo Baskonia-Alavés y CaixaBank. Se refirió a su dolencia por primera vez desde el inicio de pretemporada con palabras optimistas. Además, también reveló detalles que arrojan cierta luz sobre un lesión que no le dio tregua durante toda la campaña pasada y parte del verano que ya acaba.

Preguntado sobre las razones por las que su tobillo izquierdo está dando tantos problemas, el propio Granger confesó que es el primero al que le gustaría tener una respuesta clara. No obstante, rememoró que inició el pasado curso «con algo que parecía una simple bursitis» seguida de «un esguince, otro más tarde y después un tercero». Este último fue «el más grave», el mismo que «no se curó bien del todo» debido a las prisas ante la inminencia de los 'play off' de la Euroliga. Para colmo, las complicaciones se redoblaron «debido a una deformidad en el hueso que me tocaba un poco el tendón de Aquiles». «Seguimos un tratamiento conservador durante gran parte del verano que no funcionó», explicó.

Eludir la cirugía

De vuelta a la pretemporada, el problema persistía, aunque el nuevo plan médico está devolviendo la confianza a Granger. «Ahora estamos aplicando un tratamiento más intenso que está dando muy buenos resultados». Esta terapia ha eliminado el dolor en el tobillo del director de juego azulgrana. El camino hacia la recuperación definitiva parece trazado mientras se elude la opción de la cirugía. Granger reconoce que la sola mención de la palabra 'quirófano' asusta, aunque todo indica que se aleja de cualquier intervención en su tobillo. «Este último tratamiento ha dado resultado porque se me ha quitado el dolor por completo. Ahora, lo que tengo que hacer es buscar la forma perdida tanto al final de la pasada temporada como en el verano», insiste el uruguayo.

Con sensaciones positivas respecto a la articulación dañada, Granger aprovecha la semana de parón debido a las 'ventanas' FIBA para recuperar el tiempo perdido. La Supercopa se acerca y es una opción para «comenzar con buen pie la temporada», aunque sin olvidar que en semifinales espera un Barcelona «muy complicado». «Tenemos un equipo muy solido, con el bloque del año pasado y jugadores nuevos que han venido con muy buena mentalidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos