Juan Pinedo conduce la pelota en un partido de los inicios del Vasconia en Primera. / archivo municipal

La herencia del espíritu competitivo

Ningún jugador de las nuevas generaciones del baloncesto español, excepto Brizuela, muestra el arrojo suficiente como para jugarse el último balón

Pepe Laso
PEPE LASO

Viendo la fotografía de aquellos chavales que ascendieron con el Vasconia a Primera División el 19 de marzo de 1972, realmente han pasado 50 años, sí. Me paro a pensar cómo fue aquello que empezó en el colegio San José, ubicado donde ahora está el centro comercial Dendaraba. Las luces del patio se encendían y apagaban como semáforos. La c

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores