Baldwin dirige el ataque baskonista ante el Tenerife. / Jesús Andrade

Ivanovic abre las puertas del puesto de escolta a Baldwin

«Es un jugador que tiene que marcar diferencias y necesitamos sus puntos, no sus pases», explica el técnico del Baskonia

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN Vitoria

No es Dusko Ivanovic muy dado a personalizar en sus discursos. Tampoco regala muchas pistas a los rivales. Esta vez se ha saltado esas dos normas. Hablando de Wade Baldwin. Y reconoció abiertamente que a partir de ahora va a tener más minutos como escolta. «Necesitamos sus puntos, no sus pases», expone como sólido argumento. Porque el base de Nueva Jersey no está siendo el que era en el Bayern. Sus 15,3 puntos por partido en el equipo bávaro se han visto reducidos casi a la mitad en el vitoriano (8,3).

«Algunos momentos juega bien y otros está parado, pero es un jugador que tiene que marcar diferencias», explica el técnico azulgrana. «Tiene que actuar más en posición de 'dos' que de 'uno' y con el balón tiene que ser un jugador que ataque, no que divida, tiene que ser desequilibrante en situaciones de cinco contra cinco». Se busca punto de inflexión particular con reflejo colectivo. Aunque el entrenador pide «paciencia» con él. «Tiene calidad y tiene mi confianza y la del equipo», concluye al respecto.

Más que Mike James

Será uno de los nombres propios del duelo ante el Mónaco. El otro, obviamente, es el de Mike James. «Un jugador que puede desequilibrar un partido y es muy difícil de defender», reconoce Ivanovic. «Es un líder y los balones importantes se los va a jugar seguro», precisa. «Pero el Mónaco es mucho más que eso». Hall y Thomas, por ejemplo, también se van más allá de los 10 puntos por partido. «Es un equipo debutante, pero sus jugadores no lo son. Es un conjunto atlético que tiene muchas soluciones en ataque», incide el montenegrino. Otro examen para un Baskonia que está «progresando» y está «mejor en cada partido», pero, a juicio de su entrenador, «aún no es suficiente».