Baskonia

Jalen Jones: «Creo que puedo controlar mi intensidad»

Jalen Jones, en lo alto de la grada del Buesa Arena tras su presentación ante los medios de comunicación. /igor martín
Jalen Jones, en lo alto de la grada del Buesa Arena tras su presentación ante los medios de comunicación. / igor martín

El nuevo fichaje del Baskonia, exjugador de los Cavaliers, se identifica con la energía de un Perasovic que «estará contento mientras lo deje todo en la pista»

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El suyo no es un juego de salón ni de trazos finos. Han bastado dos partidos para dibujar un primer boceto de Jalen Jones. La figura se asemeja a un torbellino que quizás no le venga nada mal a un Baskonia ahora alicaído, un tanto justo de energía y que se ha vaciado en las últimas semanas en condiciones de inferioridad numérica debido a las lesiones. El exjugador de los Cavaliers se apunta a la campaña azulgrana 2018-19 como complemento para reapuntalar un juego interior huérfano de Tornike Shengelia. Una batería más para reavivar esa chispa que Velimir Perasovic observa un tanto apagada, según reconoció después de la victoria ante el Obradoiro.

«Soy un jugador competitivo que basa su juego en poner una alta energía». Así se definía ayer Jones durante su presentación como nuevo jugador azulgrana. Acompañado del director deportivo, Félix Fernández, el ala-pívot tejano desgranó sus impresiones en sus primeros días en territorio desconocido. A sus 25 años, se sumerge en su primera experiencia en el baloncesto europeo. Como quien dice, es su primera salida lejos de casa. Zambullida sin apenas tomar aire en un estilo de juego distinto, con los matices diferenciales del reglamento y los códigos también distintivos del club de Zurbano. De entrada, el contacto inicial invita a la confianza. «Me he encontrado con compañeros muy humildes y que me han dado la bienvenida con los brazos abiertos».

Buenas vibraciones de inicio nada más flanquear el umbral del vestuario y también un entorno de paz y sosiego para un espíritu más bien recogido. «Vitoria es una ciudad tranquila. Me gustan así, sin mucho ruido. No suelo salir mucho. Prefiero estar en mi apartamento viendo películas», se confesó.

Apenas una semana le ha bastado a Jones para constatar que se ha topado con un alma gemela en la figura de Velimir Perasovic. Si el jugador de Dallas presume de intensidad, el estilo eléctrico de Perasovic le va como anillo al dedo. «Es un entrenador muy intenso. Pone intensidad en todo lo que hace y me pide que haga mi juego. Mientras lo deje todo en la cancha creo que va a estar contento conmigo», atestigua. Su incorporación a la carrera le llevó a debutar en la cancha del Darussafaka para después ahondar en su aclimatación ya en casa frente al Obradoiro. Contra el conjunto gallego, su exceso de vehemencia le llevó a cometer tres faltas de manera fulminante en la primera parte para después sumar en positivo durante el tercer cuarto. Su juego se asocia con lo tempestuoso, quizás con un exceso de frenada que será conveniente recalibrar. A falta de más partidos y entrenamiento, Jones promete una señal intensa, pero con el menor número posible de cortocircuitos. «Creo que puedo controlar mi intensidad. La energía es lo que mantiene mi motor en marcha y me enciende, pero siempre la he sabido controlar durante mi carrera».

Amoldarse a las reglas

En cualquier caso, Jalen Jones trató de sobrellevar ante el Obradoiro los problemas generados por el desconocimiento de ciertas normas, lo que hizo que se disparara el número de personales. Según confesó el interior estadounidense, pagó la novatada al incurrir en un uso excesivo de las manos en la defensa de un rival en el poste bajo. «Es cuestión de adaptarse a las reglas y también a la intensidad del juego, algo que no vivía desde mis tiempos en la universidad. Será lo más complicado, pero espero que solo me lleve un minuto, que pueda hacerlo rápido», se comprometió Jones. ¿Más novedades en su vida? el régimen de entrenamientos a las órdenes de Velimir Perasovic. «Son muy intensos, tan duros como en el 'college'. No tenía sesiones así en la NBA». En sus primeros pasos, no piensa en un posible retorno en la competición estadounidense, donde no ha logrado echar raíces en las últimas campañas. De hecho, tampoco descarta asentarse como un jugador de referencia en la Euroliga si encaja bien en el Baskonia. De momento, la grada del Buesa pudo contemplar el pasado domingo a un jugador que no se guarda nada sobre el parqué.

La clave

Aclimatación
«Es cuestión de adaptarse a las reglas y a la intensidad del juego. Espero hacerlo rápido»