Este contenido es exclusivo para suscriptores

Tu suscripción anual por 59,40€ al año. ¡Últimos días! para llevarte un lote de productos Ortiz

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Alienante rutina

Alienante rutina

Un Baskonia a medio gas se apoya en el gran partido de Ilimane Diop para superar a un Breogán que solo se acercó en las desconexiones locales

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

La película es bastante mala -como el partido de este domingo- pero su protagonista tiene una frase recurrente que sirve para explicar lo que se vio sobre el parqué del Buesa Arena. En la comedia 'Cómo conquistar Hollywood' (Barry Sonnenfeld, 1995), el mafioso Chili Palmer llega a Los Ángeles dispuesto a usar los métodos de su antiguo trabajo para representar actores. Y cada vez que va a comenzar una negociación, alguien le pregunta ¿Qué le vas a decir? «Lo justo -responde mientras se pone unos guantes de cuero- o quizá ni eso».

Avisado estaba que la película no es buena -Palmer es interpretado por John Travolta-, pero tiene su gracia si lo que se busca es pasar la tarde de domingo tirado en el sofá bajo la batamanta. Como el Baskonia - Breogán, vamos. Que se ganó con el mínimo esfuerzo. Que sirve para seguir sumando en ACB -ya son 9 victorias- y acerca mucho el ser cabeza de serie en la Copa.

100 Baskonia

Vildoza (7), Janning (8), Shields (6), Shengelia (17) y Diop (20) -cinco inicial-, Miguel González (3), Voigtmann (5), Huertas (4), Granger (11), Poirier (4) y Hilliard (15).

78 Breogán

Cvetkovic (21), Redivo (10), Vidal (5), Brown (12) y Jerome Jordan (17) - cinco inicial-, Lofberg (8), Arco (-), Belemene (-), Sulejmanovic (2) y Díaz (3).

Árbitros
Óscar Perea, Martín Caballero y Raúl Zamorano. Jerome Jordan (min. 34) y Emir Sulejmanovic (min. 40) fueron eliminado por faltas personales.
Incidencias
Partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga Endesa disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 7.612 espectadores.

Por lo demás, otro día en la oficina. Uno triste, de esos lluviosos en los que hasta ir a la máquina del café resulta tedioso. La alienante rutina que llevó al Kirolbet a desconectarse cada poco, cada vez que llevaba la ventaja más allá de los 15 puntos. El Cafés Candelas se negaba a bajar los brazos, rascaba algo la desventaja y obligaba a un nuevo esfuerzo que había más grande el agujero. Al final 100-78. Sí, 100 aburridísimos puntos.

Por celebrar algo, los 25 minutos de los que dispuso Ilimane Diop para demostrar que es un pívot de absoluta solvencia en ACB. El canterano, titular, se bregó sin problema con el rocoso Jerome Jordan y presumió de muñeca. Hasta 18 puntos firmó el de Dakar, con triple incluido, y tres canastas de media distancia muy meritorias. Fue lo mejor del encuentro. Los XX de valoración (sin fallo en el tiro) que le servirán para ganar confianza y los muchísimos minutos de descanso que permitió a Vincent Poirier, básico en Euroliga.

Por desgracia, la inscripción de Ajdin Penava para el encuentro era solo una mentira. El bosnio ni se vistió de corto. Sigue apartado por problemas en un tobillo, en el que se llevó un golpe hace dos semanas. Así que Tornike Shengelia se volvió a meter 26 minutos entre pecho y espalda. Buenos para irse a 23 de valoración con 17 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias y necesarios en los momentos de duda -que los tuvo el conjunto azulgrana contra un rival muy muy inferior- y por el disperso día de Johannes Voigtmann, al que colocaron hasta dos tapones por no machacar el aro.

Minutos para González

Solo la decisión del serbio Aleksandar Cvetkovic de convertir el cuarto definitivo en un concurso de triples animó algo la tarde. Tres canastones de ocho metros del base lucense espoleo a los de Perasovic que con otro acelerón se fueron de 20 puntos. Fue un partido de rachas; de vete tú que a mí me da pereza. Cada vez que el Baskonia endurecía su defensa, el Breogán se diluía como un azucarillo. Dos robos de Hilliard en el segundo cuarto daban el primer golpe. Dos triples de Janning en el tercero, el segundo. La consistencia todo el encuentro de Vildoza, en la dirección, de Shengelia en el liderazgo, y de Diop, en la producción, hacían el resto.

La alternancia de defensas individuales y en zona de Natxo Lezkano se volvieron un pasatiempo para los locales, que se dejaban llevar tras cada arreón y por eso no terminó todo en un descanso al que se llegó 15 puntos arriba, 43-28. No estuvieron acertados los gallegos en el tiro en la primera mitad y ahí perdieron cualquier opción.

Con todo decidido, a dos minutos de la bocina, entró Miguel González a la cancha. El primer balón que recibió, sobre el arco, en el lado derecho del ataque baskonista, lo coló dentro de la red. Era el duodécimo triple del equipo, que empezó mal -2 de 7 en el primer cuarto- y mejoró hasta un 60% de acierto. La ACB se conquista con lo justo o ni eso.