Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Desbordante de pólvora

Desbordante de pólvora

El Baskonia arrolla a un blando Unicaja a base de ritmo y una gran eficacia ofensiva que convierte en anécdota cualquier desatención defensiva

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia vive con sus propias inquietudes y problemas, sumergido en la presión por atrapar una plaza en los cuartos de la Euroliga y con una final agónica en cada compromiso continental. En estas que llega el duelo ACB del fin de semana y siempre se agradece encontrar oasis como en el que se zambulló el conjunto azulgrana para darse un trago de frescura a costa de un Unicaja que puso las cosas bastante fáciles. La permuta de Garino por Janning apenas se hizo notar. El plantel azulgrana fue una escuadra desbordante de pólvora que logró su máxima anotación en lo que va de temporada en las dos competiciones que disputa.

Eso sí, queda una sombra de reproche, esa inconstancia defensiva que reprochó Perasovic a sus jugadores hasta en el último tiempo muerto a tres minutos del cierre, después de que una renta de 101-80 se redujera a un 103-92 tras un fulminante parcial de 2-12. Le tocaba ejercer de jefe iracundo al croata, quizás consciente de que ciertas licencias atrás se pueden pagar caras en duelos más comprometidos. Al final, la cosecha de puntos a favor fue de récord, pero no es menos cierto que nadie ha endosado al Kirolbet 95 puntos en el presente curso ACB, tal y como hizo el conjunto andaluz.

Vuelve la fluidez

En el cómputo general, el Baskonia fue una máquina arrolladora que atropelló al Unicaja. Pleno de ritmo en transición, bien coordinado a la hora de abrir la vía del 'pick&roll' entre sus bases y un Poirier que se puso las botas. En este juego de cancha abierta, comenzó a brillar un Garino camino de la rehabilitación. Incluso Diop varió sus registros habituales y se dio el lujo de probarse en el triple o echando el balón al piso. El balón voló de mano en mano en las filas azulgranas tras recuperarse de un arranque muy desentonado.

112 Baskonia

(16+35+35+26): Vildoza (12), Shields (18), Garino (16), Voigtmann (18), Poirier (18) -cinco inicial-, Sedekerskis (-), Huertas (6), Diop (11), Jones (4) y Hilliard (9).

95 Unicaja

Boatright (9), Milosavljevic (15), Waczynski (5), Wiltjer (23) y Lessort (15) -cinco inicial-, Okouo (-), Salin (6), Díez (4), Shermadini (4), Roberts (7) y Suárez (7).

Árbitros
Antonio Conde, Óscar Perea, Raúl Zamorano. Poirier fue eliminado por faltas personales (min. 38). Señalaron falta técnica a Luis Casimiro (min. 18).
Incidencias
Partido correspondiente a la vigésima primera jornada de Liga Endesa disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 9.721 espectadores.

Sin medias tintas. Tan nefasto fue el primer cuarto del Baskonia como soberbio su segundo capítulo. Los azulgranas arrancaron sin la lección aprendida respecto a una asignatura previsible. A saber, la gran amenaza ofensiva de Wiltjer es el lanzamiento triple. Se veía de lejos que el canadiense podía apostar sus baterías tras la línea de 6,75 metros, pero la defensa vitoriana no contempló semejante posibilidad. ¿Resultado? El 'cuatro' cajista se infló a triples ante la pasividad de Voigtmann y Jones. Su tercera diana permitió al Unicaja alcanzar una renta máxima de 14 puntos (8-22, minuto 7). El conjunto de Perasovic permanecería dormido hasta entonces. La entrada de Huertas y cuatro puntos consecutivos de Hilliard ejercieron de reanimadores con un parcial de 6-0 (14-22, minuto 8). Antes de marchar al banquillo para su primer descanso, Wiltjer alcanzó los 14 puntos anotados mientras los andaluces cerraban el cuarto inicial en clara ventaja (16-25).

El partido reclamaba protagonistas enérgicos para propiciar una aceleración continua. Pidió pista Diop, sin complejos a la hora de sumar desde el triple o trabajándose a Shermadini para sacarle de su zona de influencia. El canterano dio empaque y nervio al Baskonia, Huertas comenzaba a ordenar la tormenta mientras Vildoza se manejaba cómodo desde el puesto de escolta. La flacidez de los minutos iniciales quedaba atrás mientras el Unicaja comenzaba a toparse con problemas serios a medida que aumentaban las revoluciones. El segundo cuarto fue una exhibición a cargo de un Baskonia compacto, veloz en las transiciones y capaz de facturar un parcial de 35-18 para alcanzar el descanso con un 51-43. Los vitorianos no cejaron en su agresividad en la salida del tercer cuarto hasta alcanzar los 17 puntos de ventaja (69-52, minuto 24). El Unicaja trató de levantar cabeza con los puntos de Milosavljevic y Boatright y la defensa en zona. El Baskonia perdió tensión y criterio, pero sin caer en la desconexión plena. Cerró el tercer período con un 86-77 y se mantuvo en pie entre altibajos durante la entrega final. Siempre con el acierto de cara y un despliegue de energía superior al de los andaluces.