Marinkovic está cuajando un mejor inicio de curso que el año pasado. / afp7

Marinkovic: «Nos está faltando experiencia; tenemos que aprender»

El serbio cataloga de «especial» el duelo del viernes contra 'su' Partizán y pone el foco de la derrota contra el Tenerife en los 25 puntos recibidos en el último cuarto

Iván Benito
IVÁN BENITO

Vanja Marinkovic se enfrentará este viernes al Partizán por primera vez desde que saliera en 2019 de su club de formación y del que es aficionado. «Después de ocho años están otra vez en Euroliga y seguro que será especial para mí», ha asegurado. El conjunto de Belgrado ha cambiado mucho en estos tres años. «Solo hay dos o tres hombres del club», pero no tiene ninguna duda de que la afición será igual de fiel y numerosa. «Han vendido ya 12.000 abonos y si a Berlín fueron casi mil, aquí pueden venir otros tantos».

El Baskonia retoma hoy los entrenamientos con el objetivo de ponerse 2-0 en Euroliga. «Sería muy bueno para nuestra temporada», considera el escolta serbio, que puso el foco en las canastas concedidas en el último cuarto ante el Tenerife. «No nos pueden meter 25 puntos en el último cuarto». Para el azulgrana, el parcial inicial de 18-33 es consecuencia de la falta de rodaje grupal del equipo. «Ellos son un grupo que lleva cinco años juntos y nosotros somos nuevos. Hemos tenido minutos vacíos y creo que eso es la clave. Nos está faltando experiencia; tenemos que aprender».

Preguntado sobre si empiezan a pesar las piernas por la sensación de ahogo de Kotsar y Thompson, Marinkovic cree que cuentan con la preparación física adecuada. «Creo que no es cuestión de cansancio. Llegará cuando juegues doble semana de Euroliga. Pero hasta ahora creo que estamos bien». El canterano del Partizán se siente cómodo a nivel personal en un rol con mucho más contacto con la pelota que en el de tirador. «Cuando no está Darius o Arturs no puede, Markus y yo podemos manejar el balón. Es algo raro y nuevo, pero creo que está bien», asevera tras hacer autocrítica por sus tres faltas personales en cinco minutos el pasado domingo.