Borrar
Marinkovic, estrujado de alegría entre Milutinov y Davidovac AFP
Marinkovic persigue un baño de oro antes de volver a Vitoria

Final del Mundial

Marinkovic persigue un baño de oro antes de volver a Vitoria

Serbia y Alemania, ligera favorita, disputan la final de un Mundial en la que el Baskonia aspira a disfrutar de su primer campeón del mundo este siglo

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 10 de septiembre 2023

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En 2002, Nocioni y Scola se quedaron con la miel en los labios. En 2019, fueron Vildoza y Garino los homenajeados en el Buesa por su medalla de plata en el Mundial. El 10 de septiembre de 2023 puede ser el día en el que el Baskonia tenga su primer campeón del mundo. Vanja Marinkovic aspira a partir de las 14:40 horas (TVE) a lograr el oro que ningún jugador bajo contrato con el club vitoriano ha podido colgarse. Lo más cerca fue Dejan Tomasevic en Indianápolis, pero lo consiguió un mes después de ser traspasado al Valencia Basket.

Precisamente de aquella polémica final del 2002 entre Yugoslavia y Argentina, en la que los árbitros no señalaron una falta sobre el exazulgrana Sconochini en el último segundo de la prórroga, aún queda en liza un protagonista de la batalla de este domingo. Svetislav Pesic condujo al título al extinto país balcánico con figuras como Stojakovic, Divac o Bodiroga y veintiún años después quiere devolverle a Serbia la corona mundial.

Pese a que podría hacer una excelsa convocatoria con el número de bajas y renuncias del que dispuso (Jokic, Micic, Kalinic, Lucic, Teodosic, Pokuševski, etc), el exentrenador del Barcelona dirige a un bloque aguerrido liderado por el espléndido exterior Bogdan Bogdanovic (Atlanta Hawks) y la fortaleza interior de Nikola Milutinov (Olympiacos). Aunque lo que prima es el trabajo colectivo y una cada vez más despreciada fortaleza defensiva. Solo Italia, su bestia negra en los últimos años, ha logrado derrotarles.

Invicta se ha plantado Alemania en la final. Enganchada al liderazgo de Dennis Schröder (Toronto Raptors), la versatilidad de los hermanos Franz y Mo Wagner, (Orlando Magic), la potencia de Daniel Theis (Indiana Pacers) y los triples de Andreas Obst (Bayern Múnich), el combinado de Gordon Herbert ya ha logrado firmar su mejor papel en un Mundial, superando la medalla de bronce de aquel 2002 con Dirk Nowitzki como principal figura. Un mayor fondo de armario le otorga a los germanos la condición de favoritos en una final inesperada que se espera que termine con un marcador ajustado.

«El paso adelante de Alemania en este Mundial es gigantesco sobre todo por superar a EEUU jugándole como lo hizo y anotando 113 puntos», valoró ayer desde Manila Luis Scola, ahora convertido en embajador de la FIBA. «Y Serbia es uno de esos equipos que siempre vuelven, que saca nuevos jugadores y que sigue apareciendo. Tengo muchas ganas de disfrutar de esta final», concluyó la leyenda baskonista.

Zagars, récord de asistencias

En Filipinas también está Carmelo Anthony, que quiso mostrar el sentir de Estados Unidos tras el batacazo de su selección. «No quiero que nadie lo endulce, ha sido una decepción. Pero quiero aclarar que no pensamos que no podemos perder, simplemente el deporte se ha globalizado y todo el mundo tiene una oportunidad de pelear por la victoria», reflexionó. Los estadounidenses tratarán de redimirse en el partido contra el tercer puesto (10:30 horas) contra sus vecinos de Canadá, dirigidos por el catalán Jordi Fernández. Ayer se resolvieron los puestos del quinto al octavo y Letonia logró el mayor premio. Venció a Lituania con 20 puntos del exazulgrana Kurucs, 17 asistencias (récord de una Copa del Mundo) del pretendido Arturs Zagars y 2 puntos y 10 rebotes de Sedekerskis.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios