Baskonia

Penava, descartado para disputar la Supercopa

Pedro Martínez ha comparecido este jueves en rueda de prensa./Jesús Andrade
Pedro Martínez ha comparecido este jueves en rueda de prensa. / Jesús Andrade

Pedro Martínez espera en el torneo de Santiago «una primera prueba muy exigente para demostrar nuestro nivel»

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia se encuentra en plena cuenta atrás para su debut en la Supercopa. Bueno, en realidad todavía se encuentra en el aeropuerto de Bilbao, del que no ha podido partir, al ser cancelado su vuelo, previsto a para las 16.45. Según ha anunciado la entidad del paseo de Zurbano, finalmente, la plantilla volará a las 20.50 hacia la capital gallega, para disputar mañana la Supercopa. En el intervalo, ha trascendido quién es el jugador azulgrana que tendrá que contemplar desde la grada el torneo de apertura de curso. Se trata de Ajdin Penava, el último en incorporarse a la disciplina baskonista y el primero en quedar fuera de una convocatoria.

El equipo vitoriano ha realizado en la mañana de este jueves su último entrenamiento antes de poner rumbo a Santiago de Compostela a primera hora de la tarde. Cerrada la última 'ventana' FIBA la sesión de trabajo que ha tenido lugar en el Bakh ha contado con la presencia de los trece jugadores de la primera plantilla. «Están todos útiles para jugar, ha asegurado Pedro Martínez.

Son palabras que confirman la posibilidad de que Patricio Garino pueda disputar sus primeros minutos desde el arranque de pretemporada después de haber quedado relegado debido a problemas en los isquiotibiales. Además, tanto Jayson Granger, con un tobillo izquierdo de vías de recuperación, y Shavon Shields, con una torcedura de tobillo leve tras su debut con la selección danesa, también estarán listos para disputar la Supercopa que se inicia mañana en el pabellón Fontes do Sar, con el Barcelona como primer rival. Como suele ser habitual a estas alturas de calendario, existen otros achaques menores. Marcelinho Huertas arrastra dolores en un pie y Tadas Sedekerskis, en la espalda, aunque el entrenador baskonista también cuenta con ellos.

El hecho de disponer de trece jugadores va a obligaba a Pedro Martínez a realizar un descarte para cuadrar la convocatoria. La decisión estaba tomada desde el entrenamiento matinal, pero se esperó hasta el límite que permite la reglamentación para hacerlo público, las ocho de la tarde.

Con todos sus efectivos sanos, el Baskonia encara un torneo que suele ejercer de aperitivo para el inicio de curso, una suerte de ensayo final de pretemporada. Lejos de tratarse de una cita menor, Pedro Martínez da a la presencia baskonista en la Supercopa «bastante mérito» sin olvidar que su clasificación se logra a través de méritos deportivos logrados durante el pasado ejercicio.

«Creo que es muy difícil clasificarse si no eres el anfitrión. La competencia es muy grande y nos hemos ganado estar en ella», recordó. La escuadra azulgrana aborda la cita compostelana «con ilusión y ganas» sin olvidar de que su carácter instantáneo también la convierte, a ojos de Pedro Martínez en una competición «muy dura y exigente». «Vamos a tener la primera prueba exigente para demostrar nuestro nivel. Tener un partido, y ojalá que dos, contra muy buenos equipos está muy bien porque te obliga al cien por cien, que es una manera de mejorar».

El preparador catalán ha admitido haber estado más pendiente de ajustar los resortes de su equipo que del rival que se encontrará en semifinales. «Creo que tienen un muy buen equipo y un magnífico entrenador al que admiro, pero no me siento capaz de hacer un análisis más profundo a estas alturas».

 

Fotos

Vídeos