Con la máxima atención

Con la máxima atención

El disgusto de Burgos obliga aún más al Baskonia a presentar su perfil más serio en el derbi del Buesa Arena contral el Gipuzkoa Basket

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Forma parte del ADN baskonista, tanto del propio club como de la grada del Buesa. Cualquier borrón feo e imprevisto requiere de una rectificación inmediata, un signo de que aquel error garrafal fue producto de una mala noche y que no supone el inicio de una enfermedad más seria. El Kirolbet Baskonia resbaló de manera aparatosa el pasado miércoles en la cancha del San Pablo Burgos. Se puede hablar de momentos individuales bajos, de algún síntoma que parecía asociarse a la desidia, pero el conjunto azulgrana fue golpeado por su pobre baloncesto y por la meritoria capacidad de un rival mucho más modesto pero mejor organizado. Es la vieja lección, que nunca se termina de aprender; cualquier descuido se paga en una competición como la ACB. Y más en cancha ajena.

El calendario tampoco permite momentos largos de depresión. Al Baskonia le espera pasado este mediodía la oportunidad para rectificar el disgusto burgalés. El tramo inicial del calendario liguero sigue colocando a los azulgranas ante rivales de perfil humilde. Llega al Buesa Arena el Gipuzkoa Basket, derrotado en las dos primeras jornadas por el Fuenlabrada y el Tecnyconta Zaragoza. Vuelve Sergio Valdeolmillos a la plaza donde ejerció de asistente el pasado año, esta vez al frente de un equipo marcado por las limitaciones de presupuesto y con el único horizonte de la permanencia.

«Jugar mejor»

Como otros tantos en la ACB, el duelo se presenta para el Baskonia con una clara desigualdad de fuerzas a su favor. Sin embargo, Pedro Martínez recordaba ayer que un Gipuzkoa Basket plagado de ausencias ya mantuvo la mirada al Baskonia durante el duelo amistoso de pretemporada. Un recordatorio más para la precaución, por si no era suficiente lo vivido hace unos días en el Coliseum burgalés. Más allá de cuestiones de motivación, el técnico azulgrana sitúa en primera línea las necesarias correcciones en el juego. «Por encima de la derrota, por que no creo que haya que rasgarse las vestiduras, sí creo que debemos estar más preocupados por haber jugado mal», reflexionó Martínez. Su receta es clara. «No hay que echarle toda la culpa a las ganas o a la mentalidad. Tenemos que jugar mejor al baloncesto», subrayó. Y la mejora debe ser general a ambos lados de la cancha. Mayor comunicación en defensa, mejor movimiento de balón en ataque, respeto a los espacios, más dedicación reboteadora y capacidad para senerar el juego. Es a lo que está obligado cualquier equipo serio, asignaturas en las que debe avanzar el Baskonia. Al fin y al cabo, hoy toca al Gipuzkoa Basket, pero ya se acerca la gran guerra de la Euroliga.

 

Fotos

Vídeos