Borrar

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Empresas sin empleados, coches de lujo que aparecen sorpresivamente en los garajes, almohadas sin orejas y millones de euros, por la jeta, escondidos debajo de las mascarillas que tapaban la mentada. Esa gente no ama a su país, se aprovecha de él. Aprovechar la oportunidad ...

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios