logotipo del canal Baskonia
Actualidad
BASKONIA
Los dos coinciden en que el base francés debe madurar como jugador, pero destacan, sobre todo, su gran capacidad ofensiva Óscar Quintana y Martin Rancik radiografían a Thomas Heurtel, futuro jugador baskonista
7 de junio de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Un «enorme talento» por encauzar
Heurtel realiza una entrada a canasta en un partido ante el Cajasol. :: EL CORREO
IÑIGO MIÑÓN | VITORIA..-

A falta de la confirmación oficial, el base francés Thomas Heurtel será nuevo jugador del Caja Laboral en fechas próximas. Un jugador prometedor, un talento desbordante que todavía, eso sí, está por encauzar. Es lo que piensan Óscar Quintana, su exentrenador en el Meridiano Alicante, y Martin Rancik, exjugador baskonista y compañero del galo en el conjunto alicantino, que radiografían para EL CORREO las virtudes y los defectos del joven base. Más de los primeros que de los segundos, fundamentados, básicamente, en su juventud. Ambos coinciden en que le falta madurez para dar rienda suelta a todo su potencial, pero destacan, por encima de todo, el «enorme talento» que atesora, sobre todo en ataque.

«Tiene muchísimo talento, capacidad para jugar a campo abierto, gran físico, capacidad para el pase y la anotación...», suelta de primeras Quintana, el técnico con el que aterrizó en Alicante, que no espera a la siguiente pregunta para desgranar también los puntos negros de Heurtel. «Muchas veces concibe el baloncesto como un juego individual y defender, aunque es capaz de hacerlo y ha mejorado, le gusta poco», subraya.

De hecho, según apunta el entrenador cántabro, «tiene tanto talento y capacidad de anotación que en muchas ocasiones parece nacido en un 'playground' americano». Tanto es así, que, «por su potencial y ambición», cree que Heurtel «dará pronto el salto a la NBA, que posiblemente se adapte mejor a su forma de concebir el juego».

La anécdota de las zapatillas

«Sabe pasar, pero a veces no está por la labor, tiene que mejorar el concepto colectivo del juego», insiste. Un base capaz de anotar catorce puntos en un cuarto y de dejar solo a su par para atarse las zapatillas en los últimos segundos de un partido. «Eso fue con Txus Vidorreta» -relata Quintana-. «Entendió que se debía parar el juego, no habló con nadie, el Joventut sacó y metió canasta».

Pecados de juventud. Como el hecho de que «siempre quiere correr, sin ser consciente de que cinco contra cinco también hace daño». Un buen complemento para Huertas, porque, aunque «a priori son similares», el brasileño «utiliza esa capacidad de crear y anotar siempre en beneficio del equipo».

Es por eso que Martin Rancik considera al carioca un buen maestro para encauzar el talento de Heurtel. «Es el mejor base de la ACB y le va a venir bien porque es extraordinario a la hora de leer el juego, sabe cuándo correr y cuándo parar, que es algo que le falta a Thomas», explica el esloveno.

«Quiere ir a tope todo el rato, pero esto se aprende con el tiempo», precisa el exbaskonista. Apunta, además, que «por su juventud es un jugador de rachas y en defensa tiene que mejorar», pero es esa «falta de experiencia» lo que, en opinión de Rancik, le pasa factura a Heurtel. Porque todo lo demás que sale de su boca son alabanzas hacia el juego del francés.

«Tiene muchísimo talento. En ataque no tiene límites y cuando coge una de esas rachas es imparable. Corre, penetra, no tiene miedo a entrar, no teme el contacto físico de los grandes, es atlético, tiene buen tiro de fuera...», enumera a la hora de hablar de sus virtudes.

«Muy buen chico»

«Es, además, muy buen chico», asegura el esloveno, hablando ya de la forma de ser del galo dentro del vestuario. «Siempre quiere escuchar y mejorar y tiene muy buena mentalidad para trabajar», asegura.

Óscar Quintana, en este apartado más personal, también define al futuro jugador baskonista como «buen chico». Pero «tímido y cortado como un niño pequeño, esa sería la mejor definición». Es decir, aclara su exentrenador, «todo lo contrario a lo que parece en el campo, donde muestra una gran personalidad, desparpajo y mucha jeta, en el buen sentido de la palabra, para improvisar».

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D
Vocento