El Correo
Baskonia

hasta 19 jugadores en tres meses

Baskonia, un equipo mutante

White, Johnson, Gomes y Hamilton ya no están en Vitoria
White, Johnson, Gomes y Hamilton ya no están en Vitoria / Iosu Onandia
  • De las incorporaciones estivales se mantienen Davis Bertans, Tornike Shengelia, Kim Tillie, Colton Iverson y Mamadou Diop.

Los jóvenes puede, pero los más talluditos no tienen excusa. ¿Qué es eso de que no lograr recitar de carrerilla los nombres de los jugadores que ha empleado el Laboral Kutxa en las 14 jornadas que se han disputado? De algo tiene que servir aquella fijación de la escuela franquista por grabar a fuego la lista de los reyes godos en el subconsciente de los infantes. Los Ataulfo, Eurico, Wamba, Recaredo (o en el orden que sea) eran nada más y nada menos que 33. Al paso que vamos, y si no cambia la cosa, la nómina de jugadores que usará el Baskonia esta temporada. Pero, por ahora, tranquilidad que solo son 19. Así que repitan conmigo: “Heurtel, Perkins, James, Adams, Causeur, Johnson, Hansbrough -debería debutar este viernes frente a Efes-, Vujacic, San Emeterio, Bertans, White, Hamilton, Shengelia, Tillie, Gomes, Iverson, Diop, Diop otra vez y Begic. Al Baskonia de la temporada 2014-15 lo definía perfectamente Carlos Pérez de Arrilucea en la edición impresa de EL CORREO el pasado lunes. “Un equipo mutante”.

Estamos ante un conjunto irreconocible en algunas de sus posiciones respecto al boceto perfilado durante el verano. Con Hansbrough son trece el número de nuevas contrataciones. A lo que no está tampoco de más recordar que hay otros dos deportistas en nómina de la empresa, Van Oostrum y Hanga, a los que se ha cedido a otras escuadras. En el caso del base inglés con dudoso éxito ya que ha sido cortado en sus dos destinos, Croacia y Finlandia.

De las incorporaciones estivales se mantienen Davis Bertans, Tornike Shengelia, Kim Tillie, Colton Iverson y Mamadou Diop. Al final, los puestos que mantienen cierta continuidad son el de alero (San Emeterio -al que no hay verano en el que no se le coloque fuera del club- y Bertans) y el de ala-pívot (Tillie y Shengelia). Mientras, la reestructuración ha sido total en la dirección de juego con la llegada de Mike James y Darius Adams, cierto que forzada por la faena del mercado invernal en el caso Heurtel.

En tan sólo tres meses de competición, el Laboral Kutxa ha utilizado un total de diecinueve jugadores, tan sólo uno menos de todos los que defendieron su elástica durante toda la campaña anterior. El reparto de altas y bajas ha afectado a la plantilla, pero también a su cuerpo técnico con la destitución de Marco Crespi, la correspondiente promoción de Ibon Navarro y la contratación de José Ramón Cuspinera de asistente como principal giro del primer tercio de temporada.

El Baskonia vive sumido en una aparente improvisación continua. Una búsqueda de sus esencias perdidas -base superlativo y pívot abusador- desde que Splitter y Prigioni marcharon a la NBA. Podría argumentarse que lo que padece el club es la lógica resaca a una época maravillosa. ¿Por qué no se juega como con Scola, Splitter, Calderón, Nocioni, Prigioni....? porque Europa se les quedó pequeña, podría decir alguno.

Sin embargo, y aunque llame la atención la cantida de altas y bajas de esta campaña, la falta de una pareja directora de garantías se muestra como una constante en el último lustro. El siglo se abrió con dos estadounidense Bennet y Corchiani, al que sutituyó Calderón en 2002. Con la marcha de Elmer al Madrid llegó Prigioni. Al argentino le escoltó Ukic primero y Planinic después cuando el de Villanueva de la Serena saltó el charco. Máximas garantías con todos ellos. Huertas y Palacio compartieron batuta en 2010 y al año siguiente regresó Prigioni y se fichó a Heurtel. De ahí en adelante, cuatro años de baile. Cook, Rochestie, Cabezas, Hodge, Perkins... En principio, James y Adams tienen contrato solo hasta final de temporada.