El Correo
Baskonia

baloncesto

«Para nosotros Vitoria no es una opción de cara a organizar la Final Four", dice la Euroliga

Josean Querejeta y Jordi Bertomeu, en una imagen de archivo
Josean Querejeta y Jordi Bertomeu, en una imagen de archivo / Igor Aizpuru
  • Jordi Bertomeu acaba de forma radical con las esperanzas de que el Buesa Arena acoja algún día la lucha por el título de la máxima competición continental

«Quiero celebrar una Final Four en Vitoria antes de retirarme y quiero retirarme pronto», comentaba el presidente del Laboral Kutxa, Josean Querejeta, en mayo de 2013. Acoger el evento más prestigioso a nivel continental se erige en una de las grandes pretensiones del máximo dirigente baskonista, de la afición alavesa y de la ciudad. En el imaginario de muchos cabía pensar que tarde o temprano llegaría ese momento gracias, sobre todo, a un pabellón remodelado acorde completamente a las exigencias de la cita. Sin embargo, el camino que puede unir a Vitoria con la cita magna europea cada vez parece alejarse más.

Hace ya años que las posibilidades del Buesa Arena de acoger el torneo se presentan remotas, pero el sábado Jordi Bertomeu dio la puntilla definitiva. En una comparecencia pública previa a la final Real Madrid-Olympiacos, el director ejecutivo de la Euroliga cercenó de forma radical las escasas esperanzas que mantenía la capital alavesa. «Vitoria lleva muchos años preguntando por la posibilidad de organizar el evento pero es una ciudad pequeña y no es una opción para nosotros. Aun así, queremos abrirnos a nuevos mercados». Y esa opción queda reservada a grandes urbes.

En ese punto Vitoria no tiene una solución que ofrecer. Sí que dispone de una instalación deportiva con el aforo óptimo (15.500 localidades) y una asentada tradición baloncestística que garantizaría una excelente entrada en el pabellón, pero también carece de una infraestructura hotelera potente como para absorber la demanda de visitantes sin echar mano de localidades limítrofes.

La cúpula de la organización continental baraja nuevas pisibilidades. Berlín será la sede que releve a Madrid el próximo año y a partir de ahí aparecen otros nombres. «Belgrado es una ciudad que nos interesa. Kaunas es otra de las opciones», aseguró ayer Bertomeu. Sorprende esta afirmación cuando la ciudad báltica no pasa por ser una ciudad de gran envergadura (400.00 habitantes). También descartó a Atenas. «No está en nuestra agenda en un futuro próximo». Por tanto, no acaba de quedar claro del todo el baremo para las designaciones. Lo cierto es que París, Londres o Berlín han sido algunas de la elecciones últimamente, grandes ciudades sin un alto arraigo baloncestístico.

Queda claro que la dirección de la Euroliga no considera la alternativa de traer el máximo torneo continental a Vitoria. Tres días del mejor baloncesto europeo donde se citan cuatro aficiones y que supone una importante fuente de ingresos para la ciudad, además de la publicidad a nivel continental.