Obradovic deja en bandeja el pase a cuartos para el Baskonia

Duverioglu, la torre titular del Fenerbahce ayer, y Nunnally reclaman al árbitro que el saque de banda les favorece. /Euroleague
Duverioglu, la torre titular del Fenerbahce ayer, y Nunnally reclaman al árbitro que el saque de banda les favorece. / Euroleague

Con una vicotria ante el Efes, el conjunto azulgrana estaría clasificado

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Lo de las bajas y las lesiones no aparece en librillo de Zeljko Obradovic. El Fenerbahce -sin Sloukas, Vesely y Lauvergne- pasó por encima de un Armani Milan que se jugaba demasiado. Mala tarde de Mike James, que condenó a los italianos y pone en bandeja al Baskonia el pase a cuartos. Solo hay que ganarle al Anadolu esta noche. No es poco.

Los turcos pasaron literalmente el rodillo por el Mediolanum Forum, haciendo 31 puntos en el cuarto definitivo. Todo por orgullo, por saber estar y porque de paso son matemáticamente primeros de la ligar regular. Doble regalo. El CSKA ya no se juega nada el próximo jueves.

Brilló Ali Muhammed, que sabe aprovechar las ausencias de los más habituales. Lo bordó el Fenerbahce en el segundo cuarto con Kalinic y Datome como pareja interior. Espectacular 90-104.

Aún más soberbio fue el partido de Atenas. Desequilibrado y a una mano, desde nueve metros y a la desesperada reventó Rudy Fernández el OAKA. Triple sobre la bocina, tras enredarse Campazzo el último ataque. Perdían de dos los blancos. Habían ido perdiendo desde el 0-3 inicial. El partido fue un monólogo verde, con Calathes imponiendo su ley y Thomas y Papagiannis dominando las pinturas. 32 puntos en el primer cuarto para una cómoda ventaja de 18 que después dilapidó.

Un equipo que juega en casa no puede tirar una ventaja de diez (68-58), en el minuto 33. No hay excusas. Ni el triple imposible para la historia de un Rudy Fernández al que solo le falto empezar a gritar 'me lo merezco', como en su día hiciera Miguel González 'Michel', mientras el 73-74 subía al marcador.