Dani Díez clava la mirada en el aro en el calentamiento del hasta ahora su mejor partido como azulgrana. / euroliga

Contracrónica del Mónaco-Baskonia

Con el oxígeno de Dani Díez pero sin remate

El ala-pívot cuajó un gran partido junto a Costello y Sedekerskis de alero, la fórmula que dejó la victoria al alcance de su 'mano' exterior

Iván Benito
IVÁN BENITO

El Baskonia tiene la velocidad por virtud y, ayer, por castigo. A veces sus piernas se mueven a una rapidez que su mente no llega a procesar, como ocurrió en ese contraataque de tres contra uno, a falta de dos minutos (71-71) que acabó en pérdida de balón. Luego enseguida sumaron otra de saque de fondo y Okobo dejó el último para sentencia co

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores