Paso al frente por la baja de Fontecchio

Giedraitis y Marinkovic asumen los galones del italiano, que no pudo jugar por una lesión en la espalda producida en el anterior partido

Iván Benito
IVÁN BENITO

Neven Spahija no contó anoche con Simone Fontecchio. El alero italiano, excelso durante las últimas jornadas, sufrió una lesión de espalda en el duelo del sábado ante el Zaragoza y es seria duda para recibir este sábado (18.00 horas) al Joventut. El club informó por la mañana que el jugador hizo todo lo posible por ser parte de la expedición, pero que su dolencia «dorsolumbar» recomendaba «ser prudentes». Todo un acierto. La línea exterior respondió con creces.

La fuerza del colectivo suplió la ausencia del de Pescara. En defensa, Raieste, parte del quinteto inicial, y en ataque, un excelso Marinkovic en la primera mitad y Giedraitis en la segunda. No es lo mismo, pero hicieron una demostración de que se puede contar con ellos para las importantes citas que se vienen. Por rendimiento y por confianza del técnico croata, que volvió a decidir que Sedekerskis no jugara ni un solo minuto.

No hizo falta. Su compatriota asumió el rol de Fontecchio y apareció en los momentos claves. Sus ocho puntos iniciales marcaron el camino de un avasallador primer cuarto al que Marinkovic no tardó en dar réplica desde el banco. Anotó 17 puntos sin fallo en la primera mitad, recordando al jugador de rachas que fue en Valencia y al brillante tirador surgido en la cantera del Partizán. Se le vió decidido desde el primer balón que tocó. Sin titubeos para lanzar ni tampoco para poner el balón al suelo y penetrar con valentía.

Vidorreta, expulsado

Todo fluía. Dominio del rebote, ritmo alto y buena circulación de balón. De dentro a fuera. Geniales Peters y Enoch en el poste bajo, algo peor Costello y Wetzell. Y lo más importante, solo dos pérdidas de balón. Una versión devoradora que le hace ser un rival indeseable en el play off. Si se mantiene. Porque se desmoronó como un castillo de naipes en el tercer cuarto. Mejoró el Tenerife, como en ese pequeño impass en el que la resaca parece que amaina hasta volver con más fuerza.

Fueron ocho las pérdidas de balón en ese periodo en el que Vidorreta se fue expulsado por doble técnica. El bilbaíno se fue con un gesto de «vaya tela». Vaya tela que el partido se le pudiera escapar al Baskonia. Los tinerfeños se pusieron a tres puntos (57-60) hasta que Giedraitis volvió para erigirse como salvador con dos triples seguidos desde la esquina y otros tantos en el cuarto parcial con los que sodomizó el encuentro. Victoria de madurez sin Fontecchio, que promedia 20 puntos, 4,5 rebotes y 2,6 asistencias para 20,8 de valoración.