Liga ACB

Peaje andorrano camino de Moscú

Voigtmann machaca ante Whittington, al que traspasaron al Estudiantes en Navidad. /Jonathan Gil
Voigtmann machaca ante Whittington, al que traspasaron al Estudiantes en Navidad. / Jonathan Gil

El Morabanc visita un Buesa en el que solo ha ganado una vez con la esperanza de que el cercano play off de Euroliga descentre a los de Velimir Perasovic

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Albicy no es De Colo y Jelinec nunca será Higgins, pero el Andorra puede hacerte un roto del tamaño del gigante ruso cuando tiene el día o si no se le presta la atención necesaria. El Morabanc ha ganado en una de sus siete visitas al Buesa. En 1993. Este curso, sólo Madrid y Barcelona han evitado la derrota en el Paseo de Zurbano. Ibon Navarro, su entrenador, nunca ha vencido como visitante en la que es su casa. Esta tarde, 18:00 horas, quieren que eso cambie. Argumentos deportivos les sobran. Y atacan con maestría el rebote ofensivo, contando con muchas segundas opciones de tiro. Vencieron con autoridad en la ida (93-73). Además, confían en que los azulgrana tengan ya la cabeza en el play off de Euroliga que arranca el próximo martes en Moscú.

Se equivocan. El equipo está centrado en lo que tiene que estar porque es importante no fallar de cara al play off. No viajan hasta el lunes. El domingo tendrán tiempo de hacer el primer entrenamiento puramente centrado en el CSKA. Esa será la sesión en la que se decida si Matt Janning está para viajar con el grupo y reaparecer, aunque fuerce en el segundo encuentro del jueves. Veremos.

Antes toca la orquesta bien afinada de Navarro. No tienen al solista Dylan Ennis. Le han dado el fin de semana libre por el nacimiento de su primer hijo, al que se espera hoy o mañana. Recuperan, a ver cómo se encuentra, al rocoso Moussa Diagné, que la semana pasada estuvo ingresado en Barcelona por unos extraños mareos que no acababan de desaparecer, y a Landing Sané, que tenía gastroenteritis. El mayor peligro de los pirenaicos, en cualquier caso, viene por el perímetro. Y eso que son fuertes dentro: Sané, Diagné y Jerome Jordan. Pero los triples de Shuma y Vitali, y, sobre todo, la inspiración y electricidad de Andrew Albicy ponen en peligro a cualquier rival que no se concentre al 100 %.

«Nos dará energía»

Los andorranos tienen el aliciente adicional de estar disputando la última plaza del play off con un Zaragoza al que reciben en una semana. Vienen de perder por uno contra un Valencia finalista de la Eurocup, competición en la que los de Navarro han sido semifinalistas.

Por todo ello, el encuentro es muy importante. «Nos dará energía de cara a Moscú», han repetido Vildoza, Poirier y Shengelia esta semana. «Porque nos ayudará a mantener la concentración», que será la clave del partido según los tres jugadores baskonistas. El plan de Peras está claro. Defender y correr. Tan fácil como definitivo. Y, de paso, aprovechar el duelo para ir afinando las piezas que acaban de volver de lesiones y que están en forma, pero necesitan más kilómetros para coger el ritmo de competición necesario en la Euroliga y que exigirá el CSKA.

Regreso de David Jelinek y Rafa Luz al Buesa Arena

Uno de los puntos fuertes del Andorra es la calidad media de sus componentes. Sin estridencias, son capaces de mantener un nivel muy uniforme en cualquier rotación y, por ello, repartir mucho los minutos para mantener un ritmo alto. Parte de 'culpa' la tienen los exbaskonistas David Jelinek y Rafa Luz.

El checo, un prometedor tirador que no cumplió unas elevadísimas expectativas, es un exterior fiable en ambas zonas. La semana pasada se fue a los 14 puntos. Promedia 8,2 esta campaña.

Por su parte, el experimentado base brasileño aporta inteligencia, conocimiento del juego y calma en los momentos clave. Es el contrapunto a la velocidad de Albicy y Ennis, que esta tarde no jugará.

Andorra - Kirolbet Baskonia

Cancha:
Pabellón Buesa Arena
Hora:
18 horas (Movistar +, Dial 53)
Áribtros:
Pérez Pizarro, García Ortiz y Padrós
93-73.
Un encuentro sin la atención e intensidad demandadas por el Andorra acabó en paliza en el partido de ida en el Pabellón del Gobierno.