«Hemos pecado de inocentes», lamenta Velimir Perasovic

«Hemos pecado de inocentes», lamenta Velimir Perasovic

El entrenador baskonista apunta a los balones perdidos como una de las claves y reconoce que en la prórroga «nos faltó frescura»

ÁLEX M. FRANQUET

Después de una prórroga y un duelo tan intenso, Velimir Perasovic tenía muy claro que la inocencia de su equipo les hizo perder un partido que tenían en la mano. «Ha sido claro que hemos empezado muy mal y hemos acabado muy mal. Durante el partido tuvimos muy buenos momentos, dominando el rebote y pudiendo correr, pero al principio y al final, hemos pecado de inocentes y hemos perdido balones que nos han condenado», reflexionó el entrenador baskonista.

En su opinión, una de las claves fueron los balones perdidos y los rebotes ofensivos del Barcelona en el segundo tiempo. Pero, sobre todo, los tiros libres. «Jugamos contra uno de los equipos más atléticos y se van a treinta tiros libres. Nosotros, a seis. Es algo que no entra en la lógica», apuntó el croata. Crítico. «Cuando juegas contra un equipo tan duro y agresivo como el Barcelona, eran dos tiros libres para ellos cada vez que había un contacto. Tampoco nos vamos a quejar por ello».

Su análisis de lo que pasó en los cinco minutos de la fatídica prórroga es que «nos faltó frescura» ante un equipo más largo. «Ellos se iban a tiros libres cada vez. Nosotros, no. Fallamos tiros cómodos. Analizar la prórroga es complicado», apuntó el técnico del conjunto vitoriano. Que quiso aclarar que una antideportiva a Henry algo dudosa en la prórroga no la protestaron desde el banquillo porque «fue clara».

Perasovic no se consuela con haber competido y con haber dado un buen nivel ante el Barcelona en muchas fases del encuentro y de haberle puesto contra las cuerdas. «Ahora mismo, no estoy para valorar nada positivamente. Cuando crees que puedes ganar un partido y lo pierdes, estás en plan negativo». Eso sí, supone que después de ver el vídeo y analizar el juego «encontraremos cosas positivas».

Fall y Granger

«Es evidente que contra un equipo muy agresivo, nos cuesta mucho hacer las cosas que estamos entrenando. Hay muchas cosas que un entrenador ve que tienen que mejorar para el futuro», dijo el balcánico, que tuvo elogios para Fall, que dio aire a su equipo cuando perdía por catorce puntos en el primer cuarto y dominó la pintura muchos minutos. «El chico ha sido determinante en la primera entrada. Ha cambiado totalmente al equipo. Ojalá que juegue siempre así».

También habló de Granger. Y no quiere pensar en un sustituto. «Todavía es pronto». Eso sí, confiesa que ha sido un golpe duro para el vestuario: «Está con rotura de tendón de Aquiles y son seis meses de recuperación. Le deseamos toda la suerte del mundo. Hablar de cómo se siente el vestuario y todos los demás, pues lo puedes imaginar. Pusimos muchas esperanzas en él. Es un duro golpe para él y para nosotros».