Peñarroya se interesa por el golpe sufrido por Sedekerskis. / rafa gutiérrez

Peñarroya, «orgulloso del equipo»

El técnico considera que la mayor experiencia del adversario griego fue clave en el último cuarto

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

La derrota siempre duele, algo menos cuando el equipo derrocha carácter, pero la gran punzada que se llevó el aficionado del Buesa fue la lesión de Howard. Preocupación. También, «como todos», en Joan Peñarroya. «A esperar», dijo. Hoy se le harán diferentes pruebas médicas y «vamos a ver qué dicen».

Fue el gran punto negro de lo que en líneas generales fue un buen encuentro del Baskonia. Con sus lunares, pero una actuación notable. «Empezamos tarde el partido. En el primer cuarto hemos cometido demasiados errores y el Olympiacos ha jugado muy fácil. Después hemos recuperado nuestro espíritu y jugado bien el segundo y el tercer cuartos, pero en el último ha salido a relucir su experiencia y han jugado más físico. Estoy orgulloso de mi equipo, podíamos haber ganado», manifestó Peñarroya.

Esa experiencia fue la clave, a su juicio. «Cuando elevan el nivel físico, las faltas nos caen a nosotros, somos un equipo joven y nos tenemos que adaptar a ese estilo. Y lo vamos a hacer», indicó el catalán. En su opinión, el Baskonia recuperó el partido «desde la defensa», lo que le dio más serenidad en ataque. «No tenemos que renunciar a nuestros triples, pero debemos encontrar otras formas y limitar pérdidas».

Bartzokas alaba al Baskonia

Geeorgios Bartzokas, por su lado, destacó que fue «un partido muy difícil» y alabó el «equipo fantástico» que tiene el Baskonia. «Su segundo cuarto ha sido impresionante y ha sido muy difícil para nosotros volver al partido y frenar su alto ritmo. Al final, Sloukas ha tomado buenas decisiones y los rebotes ofensivos de Fall han sido claves», apuntó el técnico del Olympiacos, que considera al conjunto vitoriano un «candidato al Top 8» de la Euroliga.