Perasovic: «Ellos son atléticos, pero no grandes»

Velimir Perasovic pide explicaciones a Voigtmann en un momento del partido. /Igor Martín
Velimir Perasovic pide explicaciones a Voigtmann en un momento del partido. / Igor Martín

El entrenador baskonista destaca a Poirier y Voigtmann, que dominaron los tableros con 20 de los 42 rebotes que atrapó el equipo

SERGIO EGUÍA

Tenía bien estudiado el Baskonia al Khimki y la lógica acabó por imponerse. Pero no lo vio tan claro Velimir Perasovic, que en sala de prensa reconoció que hasta el descanso, «el partido transcurrió por el territorio que habían marcado los rusos. Se jugaron ataques largos, con tiros en los últimos segundos de la posesión, con acierto en el triple y no nos han permitido desplegar nuestro juego. Hemos tenido demasiadas pérdidas. Creo que el partido nos pesaba».

Afortunadamente, todo cambió en la reanudación. «En el tercer cuarto rompimos el encuentro con un acierto tremendo en el tiro y aportando más velocidad al juego. Ya el en último parcial no había historia», zanjó su explicación de lo sucedido.

Una lectura simular a la realizada por Rimas Kurtinaitis unos segundos antes. «El dominio del rebote ha sido clave», dijo el lituano. Y los números lo dejan muy claro. 42 para el Baskonia, solo 17 para los visitantes.

«Evidentemente -razonó Perasovic-, tenemos gente que domina en ese aspecto como Poirier, Voigtmann y Diop. Hoy -por ayer- han estado bastante sólidos en el control del rebote. Han jugado un buen partido los dos. E Ilimane el tercero, también. El Khimki es un conjunto muy atlético, pero no son grandes. En consecuencia, juegan mucho por fuera y pelear en la zona les cuesta. Estamos en nuestra casa, se tenía que notar en algo y hemos puesto mucha garra en este aspecto».

Una vez solventados los problemas defensivos, en ningún momento se refirió el croata a la magnífica labor en esa tarea de Hilliard o Janning, y de inicio de Garino, aunque jugó poco. Prefirió destacar «la ausencia de egoísmo ofensivo», que permitió que siete jugadores, de los nueve que saltaron a la pista, terminaran con más de diez puntos. Huertas hizo siete y Garino, cuatro, fallando solo un tiro. «Mis jugadores quieren pasarse el balón y que cada vez más gente participe en ataque», destacó, tras el paso de gigante para la clasificación para el Top 8 que anoche dio el Kirolbet.