Perasovic: «Tenía una deuda hacia el club»

Perasovic da instrucciones a los jugadores./
Perasovic da instrucciones a los jugadores.

El técnico croata cree que para que el equipo mejore es necesario «buscar el equilibrio y ser humildes»

Jon Aroca
JON AROCA

Las últimas 48 horas en la vida de Velimir Perasovic han sido vertiginosas. Amaneció el viernes sin equipo al que dirigir y ha terminado el domingo con su primera victoria a los mandos del Baskonia, con el que sólo ha realizado dos sesiones de entrenamiento. En su primera rueda de prensa como técnico azulgrana, se mostró contento por su vuelta al club, especialmente tras su inesperada marcha hace dos años. «Para mí ha sido muy gratificante que el club me llamara después de cómo fue la salida. Dentro de mí había una deuda hacia el club», reconoció.

Las pocas horas que lleva al frente de la nave baskonista no le permiten sacar excesivas conclusiones sobre el rendimiento y potencial de su plantilla. Aseguró que «el equipo está muy bien trabajado» y aventuró que para corregir el rumbo es necesario «buscar el equilibrio». «Son gente que quiere trabajar y mejorar. Tenemos que ser humildes y empezar a ganar partidos», resumió el de Split.

Sin embargo, sí que destacó que el partido de fue «complicado», especialmente en los primeros compases. Cree que fruto de los acontecimientos de los últimos días los suyos salieron «tensos», pero alabó el crecimiento que experimentaron tras el descanso. «En el segundo tiempo hemos marcado las diferencias. La defensa ha sido un poco más agresiva y hemos dominado hasta el final», analizó, y felicitó a sus jugadores por haber detenido la capacidad contragolpeadora del Gran Canaria. Salva Maldonado, entrenador visitante, reconoció la superioridad baskonista y asumió que a su equipo le faltó energía. «Nos estamos dejando la vida en Euroliga y llegamos al fin de semana muy justos», lamentó.

El trabajo de Perasovic, además de táctico, deberá ser psicológico. El capitán baskonista, Tornike Shengelia, reconoció que los jugadores habían «cambiado el chip». También explicó algunas diferencias en el juego, pese a haber realizado sólo dos entrenamientos. «Nos ha pedido que corramos. Tenemos que jugar con más alegría y disfrutar más en la cancha», resumió. Patricio Garino, por su parte, explicó que es un entrenador que «da mucha libertad en ataque». «Le gusta la agresividad», añadió.

En mente, la Euroliga

La primera gran prueba de Perasovic será esta semana. El Baskonia jugará en escasos días contra Milán y Panathinaikos en Euroliga. «Ganar al Milán es el primer objetivo. Es otra final para nosotros, y luego vendrá otra. Es la única manera de que el equipo logre cosas que queremos conseguir», explicó. Además, aseguró que «si el equipo entra en dinámica de tres o cuatro victorias estará otra vez cerca de 'play-off'». Garino también recordó la doble cita y auguró una de las claves. «Tenemos que estar concentrados los cuarenta minutos», aseguró.

 

Fotos

Vídeos