Perasovic: «Hay que dar las gracias a los jugadores por un esfuerzo enorme»

Perasovic, en el Buesa, este sábado. /Rafa Gutiérrez
Perasovic, en el Buesa, este sábado. / Rafa Gutiérrez

El técnico baskonista destaca el valor de una victoria que, con el equipo mermado, se puso muy difícil y hemos sacado por pelea y por querer»

IÑIGO MIÑÓN

Una victoria por encima de las circunstancias. El Kirolbet Baskonia supo salir airoso de una situación atípica que dejó su rotación bajo mínimos. A las conocidas bajas de Granger, Huertas y Janning se sumó antes del partido la de Hilliard, con permiso del club por su inminente paternidad. Y durante el duelo, justo antes del descanso, cayó Shengelia, que volvió a romperse la nariz en un golpe fortuito contra el antebrazo de Lima. El capitán azulgrana, que ya tuvo que jugar esta temporada con máscara por el mismo percance, no pudo actuar en la segunda mitad.

«Hay que dar las gracias a los jugadores por ganar este partido, que se puso muy difícil», subrayó Velimir Perasovic, consciente de la dificultad que entrañaba sobreponerse a una coyuntura tan negativa. «No hemos jugado bien, eso es evidente con 16 pérdidas, pero lo hemos sacado por pelea y por querer. Y eso merece una valoración positiva. Hay que reconocer que han hecho un esfuerzo enorme, sobre todo los exteriores, que tenían pocos recambios y lo han tenido que suplir con un gran desgaste físico».

Entre esos exteriores resultó determinante Luca Vildoza, que, tras un partido irregular con varias acciones precipitadas, emergió en los últimos minutos para liderar el impulso final del conjunto azulgrana. «Ha metido un triple importante, nos ha puesto arriba otra vez y a partir de ahí defendimos con más inteligencia, sin conceder faltas», explicó el técnico baskonista, que lamentó la nueva fractura de nariz de Shengelia. «Es un jugador que tiene mucho coraje y corazón, pero sale de una lesión y a veces cuando entra a canasta...».

Los «nervios» visitantes

El entrenador visitante, Diego Epifanio, destacó que los tiros libres lastraron a su equipo, pero acabó satisfecho con el rendimiento de los suyos. «Hemos competido bien ante un gran rival y hemos controlado bastante bien sus impulsos, pero cuando nos han superado nos hemos puesto un poco nerviosos».