Perasovic: «He ordenado que hicieran falta cuando quedaran 10 segundos, pero luego se nos ha olvidado»

Perasovic, en el partido ante el Olympiacos. /Georgia Panagopoulou
Perasovic, en el partido ante el Olympiacos. / Georgia Panagopoulou

El técnico baskonista lamenta la «dolorosa» derrota en un partido «que teníamos en la mano» y en el que se quedaron «sin fuerzas»

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Fue un cara o cruz, con tres puntos de ventaja, a falta de 13 segundos y balón para que los griegos intentaran el triple que les dio la prórroga. Pero no debería haberlo sido. «Nos quedamos sin fuerzas», reconoció Perasovic, a los micrófonos de Radio Vitoria. «Nos faltó energía para aguantar su último tirón. Además, hemos acusado mucho la quinta falta de Poirier, que fue muy dominador durante el encuentro».

Sobre el triple decisivo de Papanikolaou, el de Split explicó lo sucedido con naturalidad. «Nos ha metido una canasta muy difícil, con mucha suerte y nos ha costado una victoria».

-¿Les pidió que hicieran falta?

«En el tiempo muerto hablamos de eso, de que había que esperar un poco, a que quedaran diez segundos y después hacer falta. No quería que fuera rápido para no entrar en un carrusel de tiros libre. Luego, cuando ellos han pasado de medio campo, todo ha sucedido muy rápido y se nos ha olvidado».

Contra el CSKA, en una situación similar, se optó por defender. Shengelia llegó a puntear y desviar el intento de tres de Peters y después Rodríguez falló. Anoche entró. Ahora toda lidiar con la desilusión, reponerse de un tropiezo «que ha sido muy doloroso» y pensar en el siguiente partido, el viernes contra el Gran Canaria.

«Todos vamos a aprender tras una derrota como esta. No es una derrota de un jugador, es del grupo», recordó el preparador croata.

El Kirolbet, agotado, permitió demasiado en los momentos clave. Les cogieron muchos rebotes en ataque, la canasta tan sencilla de Williams-Goss tras tiempo muertos, la falta al cargar el rebote ofensivo que regala dos libres...

«En casa será más difícil»

«Tenemos mucho que lamentar, porque teníamos el partido en la mano. Es mucho peor que con el Fenerbahce, con el que nunca nos pusimos por delante», insistió.

Y terminó con un mensaje preocupante. «En casa será más difícil», dijo respecto a los encuentros que restan y que «hay que sacarlos» para estar en el Top 8. «Hemos jugado más cómodos en Atenas y en Estambul que contra el Madrid o el Barça en casa. No estamos jugando mal, pero hay que saber ganar estos partidos, porque podemos lamentarlo mucho después».

No se le porfió con la necesidad de recibir refuerzos de manera inminente, pero es obvio que con ocho no basta.

 

Fotos

Vídeos