Pista de despegue para Hilliard

Darrun Hilliard trata de abrirse paso ante la oposición del cajista Dani Díez./rafa gutiérrez
Darrun Hilliard trata de abrirse paso ante la oposición del cajista Dani Díez. / rafa gutiérrez

La fascitis plantar de Janning abre al escolta de Bethlehem una oportunidad para elevar su nivel de juego

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Darrun Hilliard vive una primera temporada en el Baskonia sometido a la comparación que genera el recuerdo aún fresco de Rodrigue Beaubois. El paso de los meses ha confirmado que en absoluto son un calco el uno del otro, pero la memoría también parece ser frágil al olvidar la primera campaña del francés en la disciplina azulgrana, aquellos problemas físicos y de adaptación que lo convirtieron en un talento inconstante.

Hilliard también atraviesa un duro período de acople, aunque también genera la sensación de que le falta un ingrediente esencial; el instinto matador en ataque. No es un 'killer', la condición que se le tiende a asignar a los exteriores estadounidenses que recalan en Europa tras perder un lugar en el paraíso de la NBA. En realidad, hace tiempo que dar por hecho la capacidad anotadora a los hombres que llegan 'rebotados' desde la mejor competición mundial puede llevar a alguna que otra decepción.

A su llegada a Vitoria, Hilliard se definió como «un jugador de equipo y un buen compañero de vestuario». Transcurrido el tiempo, queda claro que cumple la primera condición y que no hay reproche alguno dentro del Pero también le rodea ese aura de jugador a medio camino entre las expectativas y su rendimiento real. Puede tener momentos brillantes, pero también resultar invisible en los partidos. Bien mirado, son rasgos que se le pueden atribuir a los escoltas y aleros que están en estos momentos en nómina del club azulgrana.

Correcto, tirando a discreto

En la Euroliga, Hilliard promedia 9,1 puntos, 2,7 rebotes, 1 asistencia y 6,7 de valoración, con un 33 % de acierto en triples. Son números correctos, pero más cerca de lo discreto para un hombre que ha vivido detrás de Matt Janning en el puesto de escolta. Se trata de un orden no previsto por la entidad azulgrana en el inicio de temporada, pero que se ha consolidado a lo largo de la campaña, fuera Pedro Martínez o Velimir Perasovic el jefe del banquillo.

Sin embargo, la fascitis plantar que arrastra Janning puede situar a Hilliard en la pista de despegue para mejorar su nivel de juego. El georgiano de Watertown lidia con una lesión que recomienda prudencia y dosificación de minutos. Sus problemas se cruzan, además, con la reincorporación al equipo de Patricio Garino. En el último duelo ante el Unicaja, el preparador croata hizo coincidir en cancha al argentino con Shields, una pareja de aleros que eleva la talla exterior, pero también puede acarrear problemas ante ciertos esquemas rivales. La fórmula redujo los minutos de Hilliard durante la segunda parte, aunque su uso también puede responder a la necesidad de rodar a un Garino con el cuentakilómetros casi a cero.

El escolta de Bethlehem ya ha demostrado que puede ser laborioso y generoso a ambos lados de la cancha. En su repertorio de ataque explota principalmente su capacidad de penetración mientras su eficacia en el lanzamiento triple es cambiante. Mejorar en estos aspectos es la vía que puede llevar a ampliar su protagonismo.

Los azulgranas abren brecha en la clasificación ACB

El Kirolbet Baskonia resolvió con brillantez ofensiva su duelo ante el Unicaja y, de paso, consolidó su tercer puesto en la clasificación ACB a falta todavía de trece jornadas para la conclusión de la fase regular y el reparto de las plazas para disputar los play off por el título liguero. La escuadra de Perasovic suma ya 15 victorias y abre una brecha de dos cuerpos respecto a sus perseguidores. Tras su triunfo en la cancha del Fuenlabrada (74-106), el Joventut se eleva al cuarto puesto, con quince victorias, las mismas que acreditan el Unicaja y el Valencia. El Baskonia ya tiene el 'average' particular ganado a los malagueños, aunque todavía debe recibir a los verdinegros y visita la Fonteta. Ya tres escalones por debajo se colocan en Iberostar Tenerife y el Baxi Manresa.

Dada la actual situación clasificatoria, el Baskonia mira hacia arriba, donde se encuentra con el techo que marcan el Real Madrid y el Barcelona. A pesar de su último tropiezo en Murcia, los catalanes retienen el liderato de la Liga ACB con 17 victorias, dos más que los vitorianos. El Real Madrid es segundo, con un triunfo más de ventaja sobre los baskonistas.