La próxima marcha de Poirier a los Celtics acentúa la necesidad interior

La próxima marcha de Poirier a los Celtics acentúa la necesidad interior

A falta de confirmación oficial, el pívot francés firmará un contrato de dos temporadas en la NBA con la franquicia de Boston

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

La pintura baskonista se queda huérfana tras la marcha de Johannes Voigtmann al CSKA, oficial, y la próxima salida de Vincent Poirier a los Celtics, oficiosa. Según el periodista especializado Shams Charania, el pívot galo ya ha alcanzado un acuerdo por dos temporadas con la franquicia de Boston. Una voz autorizada que se vio ratificada cuando el propio jugador retuiteó la noticia en una página web de baloncesto francés. Solo falta el anuncio, pero las pistas no dejan lugar a la duda.

Poirier, como Voigtmann, ya es historia en el Kirolbet Baskonia, donde ha disputado 68 partidos de Euroliga (10,1 puntos y 6,8 rebotes) y 79 de Liga ACB (8,9 puntos y 5,8 rebotes). El último gran hallazgo de la secretaría técnica azulgrana, que llegó hace dos veranos como un gran desconocido, procedente del París Levallois, y, con 25 años, se va como el máximo reboteador de la última Euroliga (8,3 por partido), tras erigirse como el pívot más determinante del conjunto vitoriano en la última temporada.

Alejado del virtuosismo, pero con un carácter volcánico que despliega en todo su esplendor en la carga del rebote y la finalización. 213 centímetros de fortaleza muscular y destacada movilidad que, tras un esperanzador primer curso en el Buesa, han explotado hasta límites posiblemente insospechados en su segundo año. Si durante la fase regular ya fue determinante, en el 'play off' ante el CSKA elevó sus números hasta los 16,5 puntos y 10 rebotes, con una estratosférica valoración de 27,5 que le ha dado el espaldarazo definitivo para, con un año de contrato más en la capital alavesa, colocarle en el medio de los focos continentales y en la órbita de una NBA que ya tanteó sin éxito el pasado verano.

Un guión conocido

Era su anhelo y ya tiene sobre la mesa la oferta que le permite afrontar su cláusula de salida del Baskonia y abrir una nueva página baloncestística en la mejor liga del mundo. El guión previsto, en realidad: el jugador cumple su sueño y el club asume un papel que ya conoce de memoria, el de recibir una notable cantidad económica por uno de sus piezas más cotizadas. La rutina de la inversión amortizada.

Aunque Velimir Perasovic se queda sin dos de sus tres pilares interiores, junto a Shengelia, en un nuevo escenario de reestructuración deportiva de cara a la próxima temporada. Otra costumbre en los despachos del Buesa Arena. Se mantienen el georgiano, renovado el pasado verano hasta 2022, e Ilimane Diop, ambos con la condición de cupo de formación. Puesto que la idea con Ajdin Penava es el préstamo, en la recámara queda Youssoupha Fall, que ha jugado cedido en el Estrasburgo. El relevo natural de Poirier, por edad (24 años), envergadura (2,21 metros) y promedios en Francia (14,5 puntos y 8,4 rebotes).